Domingo, 20 Enero, 2019


Captan el momento en que un agujero negro devora una estrella — FOTOS

Los datos aportan más información sobre la forma en que funcionan los agujeros negros | Robin Dienel  Carnegie Institution for Science Los datos aportan más información sobre la forma en que funcionan los agujeros negros | Robin Dienel Carnegie Institution for Science
Eloisa Felix | Enero 12, 2019, 08:12

Los científicos creen que en el centro de cada galaxia masiva del universo se encuentra un agujero negro que afecta de manera intrínseca a sus propiedades, por lo cual estos gigantes del espacio pueden aportar la clave para comprender cómo evolucionan las galaxias en el tiempo. Mientras los restos de esos cuerpos celestes descienden en espiral hacia el agujero que las destruyó, emiten rayos X con gran intensidad tras calentarse.

El observatorio espacial XMM-Newton de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) ha conseguido captar cómo un agujero negro devora una estrella.

Con ayuda del XXM-Newton, los investigadores detectaron una señal de rayos X inusualmente intensa, que osciló con una frecuencia de 121 segundos en el trascurso de 450 días.

Los resultados también sugieren que es la corona la causa de la evolución de un agujero negro durante la fase más extrema de su explosión. Y destacó que "la señal procede de un lugar muy cercano al horizonte de eventos" del agujero negro, el punto más allá del cual no es posible observar nada, "porque la gravedad es tan fuerte que ni siquiera la luz puede escapar".

Durante el proceso, los científicos han descubierto una señal muy brillante y estable, gracias a la cual, han podido determinar la velocidad de rotación del agujero negro.

El agujero negro tiene una masa al menos un millón de veces superior a la de nuestro Sol.

Un equipo de astrofísicos usó estos rayos X para revelar la rapidez con que gira el agujero y datos de la "huella" que queda. ¿Cómo lo hicieron?

"Es muy difícil acotar la velocidad de rotación de un agujero negro, ya que sus efectos solo se aprecian muy cerca del propio agujero, donde la gravedad es muy fuerte y difícil de ver con claridad", explica Dheeraj Pasham, del Instituto Kavli de Astrofísica e Investigación Espacial del MIT, en Estados Unidos y autor principal del nuevo estudio.

Representación artística de un agujero negro. Tal enana blanca pudo haber estado dando vueltas alrededor del agujero negro supermasivo, en ISCO, la órbita circular más estable durante algún tiempo. En algún momento, una segunda estrella pasó lo suficientemente cerca del sistema para que el agujero negro la destrozara, lo que generó una enorme cantidad de radiación de rayos X. Centraron su búsqueda en ASASSN-14li, el evento de interrupción de marea que los astrónomos identificaron en noviembre de 2014, utilizando la Encuesta Automatizada de Todo el Cielo para SuperNovas (ASASSN).

Galaxia huésped de ASASSN-14li. Combinando estas mediciones con los datos sobre la masa y las dimensiones del agujero negro, los astrónomos calcularon que el mismo debía girar a más de la mitad de la velocidad de la luz y que la señal se originaba en su interior.