Domingo, 20 Enero, 2019


Familiares de joven torturada y asesinada en Cali claman justicia

Lady Johana Morales Lady Johana Morales
Orlondo Matamoros | Enero 11, 2019, 05:25

A un "Lucernario de oración", convocó para este martes quince de enero de 2019, la iglesia católica en Cali, ante el atroz asesinato a inicios del nuevo año, de Leidy Johana Morales Hurtado, que había desapareció el pasado 28 de diciembre y fue hallada irreconocible el pasado dos de enero en el corregimiento de Navarro, zona rural de Cali.

Su cuerpo estaba en posición fetal, sin un ojo y con signos de haber sido brutalmente golpeada, además no tenía parte de su cuero cabelludo y estaba atada con alambre de púas a un árbol. La información está siendo analizaba bajo pruebas por Medicina Legal, mientras sus familiares y el país entero claman por justicia.

Jesús Hermison Morales, su padre, relató que fue el último en verla, cuando se despidió de ella para dirigirse en un bus de transporte público el 28 de diciembre a las 11 de la noche. La joven había ido a ayudar en el puesto de venta ambulante de juguetes.

La joven se fue para su casa en el barrio Desepaz, en el oriente de Cali, y a la medianoche cuando llegó, según testigos, fue interceptada cerca de la puerta por un hombre que la abrazó y se la llevó en una motocicleta. "Yo no la vi, fue mi esposa quien estuvo en el levantamiento".

"Antes de entrar al parecer se le acercó una persona conocida, por lo que ella se fue voluntariamente con esa persona hasta que encontraron su cuerpo con signos de tortura demasiado graves y fue asesinada con una sevicia bastante preocupante", dijo Pablo Uribe, subsecretario de Seguridad de Cali. El cuerpo presentaba avanzado estado de descomposición y su identificación se logró gracias a cartas dentales.

"Ella no tenía pareja ni hijos (...) No entiendo por qué tendrían que matar a mi hija así. Ella no tenía problemas", expresó conmocionado su padre, quien hoy enterró a su hija en medio de los gritos de justicia.

La mujer de 26 años no tenía amenazas en su contra, era técnica en gestión empresarial y soñaba con poder ayudar a su familia.

La alcaldesa encargada de Cali, Lina Sinisterra, calificó el hecho como "una afrenta contra todas las mujeres". "Nuestra sociedad no puede tolerar más la violencia contra la mujer", advirtió.