Domingo, 20 Enero, 2019


Evalúan facturar un costo adicional a quien pague servicios en efectivo

Pagar los servicios en efectivo podría tener un costo adicional Amenazan con cobrar un cargo a quienes paguen en efectivo
Frascuelo Febo | Enero 11, 2019, 02:38

La novedad surgió por un problema con el efectivo. ¿Qué sucede? La empresa de servicios GIRE (Santander, HSBC y Citi) armó una transportadora de caudales, que se llama Ducit, y sale al mercado con diez camiones.

Hoy las empresas de cobranza procesan pagos por unos $ 90.000 millones al mes. Los bancos cobran al momento una comisión de entre 0,5% y 1% por recibir el depósito.

Entonces se abre una disputa: ¿quién carga con ese sobrecosto?

Aunque las posibilidades para pagar los servicios por internet o con tarjetas de débito son cada vez mayores y están a mayor alcance, es todavía mucha la gente que prefiere hacerlo a la antigua y va, con el efectivo en mano, a la fila de su empresa de cobranza más cercana a pagar las cuentas. Las empresas de cobranza quieren trasladárselos a sus clientes (empresas de luz, gas, teléfono, etc). Pero como estos por ahora se niegan, no descartan cobrarle una comisión del 1% a quien vaya a pagar su factura en efectivo.

Los bancos defienden el cobro de la comisión: dicen que se llenan de billetes que exceden los que necesitan para cubrir las exigencias del BCRA, y como no pueden colocarlo en Leliqs (el BCRA solo recibe transferencias electrónicas) por esos billetes sufren un costo financiero, intolerable en tiempos de alta inflación y altas tasas de interés.

"El costo del efectivo no es otra cosa más que un nuevo impuesto encubierto", dicen en las empresas de cobranza.

Esto afectaría a gran parte de los 15 millones de usuarios (que en su mayoría están en la base de la pirámide), ya que, de todas las transacciones que se realizan, solo el 10% se hacen con débito.

La cantidad de billetes que circulan en la economía son tantos que en las bóvedas de los bancos ya no hay espacio para recibir más efectivo. Para colmo, la Argentina tiene uno de los más bajos niveles de bancarización de la región. El promedio en América Latina y el Caribe bajó al 47%.

Empresas como Rapipago y Pagofácil están pensando en aumentar los costos de los servicios. No solo se beneficia a los sectores más necesitados de la población sino que también alcanza a la clase media y alta. En ese caso, las empresas están pensando en trasladar esta suma a los consumidores, lo que podría aumentar aún más los costos de los servicios.