Domingo, 20 Enero, 2019


Desmantelada una red que amañaba apuestas en la que había 28 tenistas

La Guardia Civil cierra la ‘Operación Bitures’ con 15 detenidos La Guardia Civil detiene a 15 personas por el amaño de partidos de tenis en toda España
Alejandro Castrejon | Enero 11, 2019, 05:27

La Guardia Civil, en el marco de la operación Bitures, ha desmantelado una organización delictiva dedicada a sobornar a tenistas profesionales de las categorías ITF Futures y Challenger que tenía actividad en nueve provincias de España.

Se ha detenido a 15 personas, entre las que se encuentran los cabecillas de la organización, y se investiga a otras 68.

La organización posteriormente coordinaba la realización masiva y simultánea de apuestas deportivas al evento que previamente se había pactado con el tenista corrompido. Uno de ellos había competido en el último Abierto de Estados Unidos, precisó la Guardia Civil en un comunicado sin facilitar más detalles.

La investigación policial se inició a raíz de una denuncia de los responsables de la Tennis Integrity Unit (TIU), organismo internacional anticorrupción en el mundo del tenis profesional, explica la Guardia Civil en un comunicado.

Entonces la investigación se centró en un tenista español que les llevó a desenmarañar la compleja trama, detrás de la cual se encontraba un grupo de individuos armenios que se valían de profesionales del tenis como nexo para los sobornos. La organización criminal usurpó miles de identidades de ciudadanos con las que realizaban las apuestas, vinculando las mismas a cuentas de apostantes y monederos electrónicos donde revertían las ganancias obtenidas con el fin de enmascarar su verdadera identidad y no tributar en Hacienda por el dinero obtenido fraudulentamente. También se congelaron 42 cuentas bancarias.

"Una vez que los jugadores eran sobornados, miembros de la banda asistían a los partidos para asegurarse que los tenistas cumplieran con el acuerdo y daban órdenes de hacer apuestas tanto a nivel nacional como internacional", agregó.

"Los agentes han constatado que la organización venía operando al menos desde febrero de 2017, estimando que han podido generar unas ganancias millonarias" con esta forma de actuar, añadió la Guardia Civil.

Los detenidos transferían el dinero en diversas cuentas para acumularlo en cuentas que controlaban, siempre a nombre de identidades usurpadas.

Los más de ochenta detenidos e investigados han sido acusados, según los casos de los delitos, de integración en organización criminal, corrupción entre particulares en el ámbito deportivo, estafa, blanqueo de capitales, tenencia ilícita de armas y usurpación de identidad.