Domingo, 20 Enero, 2019


Científico que modificó genéticamente a bebés podría enfrentar pena de muerte

Investigan a científico chino que alteró a bebés genéticamente Podrían ejectuar al científico chino que editó genes de embriones
Orlondo Matamoros | Enero 11, 2019, 03:18

El científico chino He Jiankui, quien afirmó en noviembre pasado haber creado los primeros bebés del mundo modificados genéticamente, vive rodeado de guardias y podría enfrentar la pena de muerte, aseveró uno de sus colegas.

De acuerdo con el genetista británico, Robin Lovell-Badge, Jiankui puede ser acusado por los cargos de corrupción y soborno, los cuales son altamente penalizados en China con la pena máxima.

En los videos publicados en Internet y en la conferencia, el científico dijo que creía que su edición genética ayudaría a proteger a las niñas de la infección por el VIH, el virus que causa el SIDA.

Esto luego de que en noviembre de 2018, Lovell-Bagde, organizara la Segunda Cumbre Internacional sobre la Edición del Genoma Humano en la Universidad de Hong Kong, donde admitió usar una herramienta de edición de genes para modificar embriones humanos que ahora son bebés gemelas. "Nadie sabe lo que harán estas mutaciones", ha señalado Lovell-Badge, que ha puntualizado que se enteró de lo que He asegura haber hecho en la víspera de la conferencia y que tuvo una reunión de urgencia con él.

Carece de "entrenamiento básico en biología" y los experimentos que dijo que había llevado a cabo "ignoraron todas las normas de cómo se llevan a cabo ensayos clínicos o experimentos clínicos (.) Ciertamente, se debe evitar que vuelva a hacer algo como esto", señaló Lovell-Badge.

Lovell-Badge esperaba que pedirle que interactuara con especialistas le animara a "controlar sus impulsos".

Poco después, a principios de diciembre, el profesor asociado de la Universidad de Ciencia y Tecnología del Sur en Shenzhen, China, desapareció de la vida pública y surgieron varios rumores acerca de que enfrentaría distintos problemas legales.

Al mismo tiempo, Lovell-Badge estimó que el investigador "realmente pensaba" que estaba actuando correctamente y que "lo que estaba haciendo era la próxima gran cosa, algo realmente importante para el bien de la humanidad". Las autoridades chinas están investigando a He y, mientras tanto, han detenido este tipo de estudios científicos.