Miércoles, 12 Diciembre, 2018


Niño fan de Messi, desplazado de Afganistán por la guerra

El niño afgano que conoció a Messi huye de su casa y de los talibanes Murtaza Ahmadi tiene ahora siete años de edad y vive en Kabul la capital de Afganistán
Alejandro Castrejon | Diciembre 09, 2018, 00:08

Murtaza Ahmadi conmovió a todos en 2016.

Con tal de salvar su vida, su familia salió sin nada del distrito de Jaghori, ante la ofensiva de los talibanes en la provincia de Ghazni.

Sin embargo, esa relativa calma se terminó a principio de noviembre cuando los talibanes irrumpieron en la región y forzaron a la población a huir en busca de refugio. "Las dejamos en Jaghori".

"Había gánsters que creían que Messi nos había dado mucho dinero y amenazaban con secuestrar a Murtaza", se lamenta su madre.

"Salimos de la casa durante la noche y mamá me pidió que dejara la pelota y las camisetas", sentenció el pequeño Murtaza a una agencia local.

Murtaza, sus padres y sus cuatro hermanos viven en una más que modesta habitación en un edificio compartido con un vecino en una de las colinas en el oeste de la capital, tras haber recalado por un tiempo en la provincia vecina de Bamyan.

Además, explicó la incertidumbre en la que vivían debido al constante temor que sentían por las amenazas: "A causa de todo esto, temíamos que le secuestraran y prácticamente encerramos a Murtaza en casa y no le enviamos a la escuela durante dos años". Gracias a unas fotografías publicadas en redes sociales, Ahmadi conoció meses después a su jugador favorito, Lionel Messi, mismo que le dio una camisa original firmada y un balón.

Las fuerzas de seguridad afganas han expulsado a los insurgentes de la zona, pero la familia ha decidido no regresar al pueblo.

En mayo de 2016, la familia de Murtaza tomó rumbo hacia Pakistán con la esperanza de llegar a Estados Unidos como refugiados. En esa charla, el niño le pidió a Leo: "Llévame contigo, aquí no puedo jugar al fútbol, aquí sólo hay 'daz-dooz'", imitando el sonido de las bombas.

Murtaza expresó su frustración por haberse quedado sin los regalos que le había dado Messi, pero este viernes ha recibido con gran alegría las camisetas del '10' del Barça. "Nuestro vecino había botado bolsas de plástico de hacer las compras, y Murtaza las recogió para que yo le hiciera una camiseta de Messi", le confesó Homayoun a AFP.

La madre de Murtaza relata la precipitada huida tras haber escuchado disparos.

No son los únicos: solo este año algo más de 300.000 personas se han desplazado en el país y viven en condiciones difíciles, apoyándose sobre todo en la ayuda del Gobierno y de organizaciones no gubernamentales. Es el caso de la familia del joven seguidor de Messi, que dependía de los ingresos obtenidos en sus explotaciones agrícolas y que en Kabul sale adelante con la ayuda de familiares y ONG.