Miércoles, 12 Diciembre, 2018


Ha separado a 81 niños migrantes de sus padres desde junio

Fotógrafo John Moore EEUU ha seguido separando a familias migrantes
Orlondo Matamoros | Diciembre 08, 2018, 17:29

Tales excepciones ya existían incluso antes de la política de tolerancia cero aplicada por el gobierno estadounidense.

El gobierno decide si un niño encaja en las áreas de preocupación, lo que ha preocupado a abogados de familias y a grupos que abogan por los inmigrantes acerca de que los padres sean falsamente etiquetados como criminales.

Desde el 21 de junio, un día después de la orden del presidente Donald Trump, hasta el martes pasado, 76 adultos fueron separados de los niños, según los datos del gobierno.

De ellos, 51 fueron procesados penalmente, 31 con antecedentes penales y 20 por otros motivos no especificados, según las cifras a las que accedió AP. Nueve fueron hospitalizados, 10 estaban vinculados con pandillas y cuatro tenían órdenes de extradición. El gobierno de Trump dice que el auge de familias centroamericanas que están llegando a los puestos fronterizos está mermando los recursos del país.

La portavoz del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés), Katie Waldman, dijo en un comunicado que "los números de la frontera de noviembre de 2018 son el resultado predecible de un sistema de inmigración roto - incluyendo órdenes judiciales defectuosas- que usurpa la voluntad del pueblo estadounidense que ha pedido repetidamente fronteras seguras". Que estas separaciones son consecuencia de actividad delictiva o la pertenencia de los adultos a una pandilla, así como por hospitalización. "Si bien hubo una breve alza durante el período de tolerancia cero, debido al aumento de detenciones de adultos, la cifra ha regresado a su nivel anterior".

En el apogeo de esta política este verano, más de 2.400 niños fueron separados. Imágenes de niños llorando y de padres angustiados saturaron los titulares de diarios y las pantallas de televisión.

El juez federal, Dana Sabraw, escuchó una demanda presentada por una madre que había sido separada de su hijo y prohibió más separaciones y ordenó al gobierno reunir a las familias.

"Estamos muy preocupados de que el gobierno pueda separar a las familias basándose en vagas acusaciones de antecedentes penales", dijo Gelernt. Ello afectó a 197 adultos y 139 menores. Esto podría incluir a los abuelos u otros familiares que no hubiera pruebas de la relación familiar. Muchos de los que huyen de la pobreza y violencia en su lugar de origen están apurados y no llevan consigo actas de nacimiento ni documentos similares.

Otras separaciones se implementaron porque los hijos no eran menores de edad. Lo anterior de acuerdo con información obtenida por The Associated Press.

El pasado 9 de noviembre, Trump firmó una orden que de facto implicaba que aquellos inmigrantes que entren al país por la frontera con México de forma irregular no tengan opción de pedir asilo; pero la medida fue paralizada de manera temporal por un juez de Distrito Norte de California, con sede en San Francisco. Trump, un republicano, ha usado sus poderes de seguridad nacional para imponer normas que niegan el asilo a todo el que haya cruzado la frontera ilegalmente, pero un juez ha ordenado suspender esa política mientras los tribunales estudian una demanda sobre el tema.

Agentes fronterizos de Estados Unidos esperan para transportar a dos sospechosos tras cruzar supuestamente la frontera de río Grande, cerca de México, en Texas.