Sábado, 15 Diciembre, 2018


¿Qué declaró Jesús el "Rey" Zambada García en el juicio del "Chapo"?

Presidente y expresidente de México rechazan haber recibido dinero del Cártel de Sinaloa Juicio al ‘Chapo’: revelan algunas rutas y nexos del ‘Cartel de Sinaloa’ con narcos colombianos
Orlondo Matamoros | Noviembre 16, 2018, 01:24

Sin embargo, recordemos que apenas ayer, el abogado del Chapo, Jeffrey Lichtman, argumentó en sus alegatos iniciales que el verdadero líder del cártel era "El Mayo" Zambada, y que el Chapo solo se había declarado como el líder de la organización con el actor Sean Penn para que hicieran una película y un libro de su vida por "vanidad".

El narcotraficante Jesús "el Rey" Zambada García testificó en el juicio en Nueva York contra Joaquín "el Chapo" Guzmán, al que señaló como uno de los líderes principales del cartel de Sinaloa y explicó cómo en una ocasión le ayudó a escapar de las autoridades mexicanas.

Los abogados defensores alegan que los cargos contra Guzmán son falsos.

El Rey, que controlaba la actividad del cártel en Ciudad de México, contó que pagaba personalmente sobornos al comandante de la Procuradoría General de la República (PGR) en la capital mexicana, a la policía federal de caminos que maneja también puentes y aeropuertos, a la policía judicial federal, estatal y municipal y "a Interpol también".

Zambada García, también conocido como "El Rey", detalló también cómo los distintos capos del Cártel de Sinaloa se repartían territorio en México y cómo se pasaban las drogas a Estados Unidos, utilizando automóviles, camiones y túneles.

En entrevista con la periodista Carmen Aristegui, subrayó además que la única razón por la que no ha sido capturado por su parte Ismael "El Mayo Zambada", es que se ha mantenido oculto en la sierra entre Durango y Sinaloa.

Zambada, de 57 años, contador de formación y quien fue detenido en el 2008, es el primero de varios colaboradores oficiales que se aprestan a desatapar el funcionamiento interior de un cártel de drogas notorio por su violencia y su sed de drogas y dinero.

Pese a su corta estatura y su apodo de "El Chapo", Guzmán era una figura gigante en México, ampliamente temido y admirado. El almacén estaba a apenas dos cuadras de la oficina de aduanas en la ciudad fronteriza de Douglas.