Sábado, 15 Diciembre, 2018


¿Sin coches contaminantes en 2040?

La norma que prepara el Ejecutivo incide en la importancia de promocionar la movilidad La norma que prepara el Ejecutivo incide en la importancia de promocionar la movilidad"sin emisiones
Orlondo Matamoros | Noviembre 14, 2018, 07:18

La Ley de Cambio Climático que prepara el Gobierno contempla que a partir de 2040 no se permita la matriculación y venta de turismos y vehículos ligeros que emitan dióxido de carbono, es decir, los de gasolina y diésel, según fuentes de Ministerio para la Transición Ecológica.

"Uno de los cambios más relevantes que deben hacerse son aquellos que inciden en la movilidad", expone el documento que marca como objetivo que en 2050, año en que la Unión Europea prevé alcanzar una economía libre de emisiones, no circulen coches que funcionen con combustibles fósiles y el parque móvil español quede compuesto solo por eléctricos o con motor de hidrógeno, siempre que sean tecnologías 100% limpias. Además, la intención de la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, es abrir un proceso de participación con comunidades autónomas, municipios, grupos parlamentarios en el que también intervendrán los sectores industriales implicados.

Si bien, el Gobierno fomentará el biometano y otros combustibles sintéticos de origen renovable así como los biocarburantes sostenibles para el transporte aéreo e impulsará al menos 3.000 megawatios de potencia al año a partir de renovables y aprobará con la ley un Estatuto de Consumidores Electrointensivos.

Esta prohibición afectará a los coches con motor a gasolina y diésel, pero también a los híbridos y a los coches que funcionan a gas natural, según recoge un documento de trabajo de la próxima norma que ha hecho llegar el Ejecutivo a los partidos y al que ha tenido acceso este periódico. Incluye también los vehículos híbridos y de gas natural. De ahí que se hayan planteado las mencionadas medidas.

La norma sobre cambio climático y transición energética prevé, además, fijar como obligatorio la instalación de puntos de recarga eléctrica en las estaciones de servicio en distintos plazos y en función de su volumen de ventas. Asimismo, los municipios de más de 50.000 habitantes estarán obligados a crear "zonas de bajas emisiones" antes de 2023 a las que solo podrán acceder los vehículos más ecológicos. Con todo, España piensa en cumplir las directrices pactadas en las que se pretende un nivel de emisiones cero. Francia también ha anunciado que prohibirá la venta de coches de combustión en 2040.

Tampoco se podrán desarrollar actividades de "fractura hidráulica" ("fracking") para la explotación de hidrocarburos, según la futura ley, que establecerá que las actividades vigentes para estas actividades no podrán seguir más allá del año 2040.

Con la futura normativa el Gobierno se va a imponer obligaciones que estarían por encima del Acuerdo de París para luchar contra el cambio climático, han subrayado las mismas fuentes del Miteco, y han destacado que ningún país de la UE ha afrontado objetivos tan ambiciosos como los que se va a fijar España en su normativa.

En cuanto a los subsidios e inversiones en combustibles fósiles, apuesta por que a partir de la entrada en vigor de esta ley quedará prohibidos aquellos que favorezcan el consumo de combustibles fósiles y se terminará con los existentes.

En la actualidad, las emisiones españolas están un 17 por ciento sobre 1990, por lo que el objetivo para 2030 supone reducirlas en 37 puntos.

Para ello, en 2030 prevé lograr una penetración de energías renovables final del 35 por ciento; un sistema eléctrico con al menos un 70 por ciento de generación renovable y una mejora de la eficiencia energética de al menos un 35 por ciento respecto a la línea base de la UE.

Con todo este esfuerzo se deberá reducir un 20% las emisiones de C02 respecto a la cifra del año 1990.