Martes, 20 Noviembre, 2018


Senador demócrata pide recuento de votos en Florida, EE.UU

SEMISQUARE Un empleado contabiliza papeletas en un centro de tabulación en Phoenix Arizona
Orlondo Matamoros | Noviembre 10, 2018, 01:22

"Mañana en la mañana habrá que tomar una decisión. ¿Vamos a quedarnos tristes y derrotados, o vamos a levantarnos, a dedicarnos a la tarea que tenemos enfrente? ¿Vamos a luchar por las cosas en la que creemos? ¿Vamos a exigir que nos den un asiento en la mesa?", expresó el candidato demócrata.

Y DeSantis consiguió el 49,9% de los votos para la gobernación contra el 48,9% de Gillum, quien, de haber ganado, hubiera sido el primer gobernador afroamericano del estado.

La mayoría de los condados aún planean completar la revisión de las boletas provisionales y hay un plazo de 10 días para que las boletas de votantes en el extranjero se devuelvan a las oficinas de elecciones.

Tanto el escaño del senado que Scott pensó que era suyo el martes por la noche, y el puesto del Gobernador que parecía casi ganado por el republicano Ron DeSantis ahora están dentro del margen de error para un recuento.

Aunque dio un giro más moderado después de las primarias, DeSantis dependió mucho de Trump en los últimos días de la campaña.

Scott ha anunciado que pedirá a Departamento de Aplicación de la Ley que investigue a los oficiales electorales de los condados de Palm Beach y Broward, donde el recuento parece haberse estancado, ante sus sospechas de que podrían estar manipulando el voto a favor del Partido Demócrata (mayoritario en ambos).

"Esperamos que los supervisores, independientemente de su afiliación partidaria, cumplan con sus obligaciones constitucionales", dijo por su parte Marc Elias, abogado de la campaña de Nelson. "Intentan robarse las elecciones", reiteró.

El republicano aludió cómo se ha reducido la ventaja que mantenía con su opositor, el senador demócrata Bill Nelson, desde la noche del martes, cuando la "victoria se proyectó en alrededor de 57.000 votos" hasta los cerca de 15.000 que ostenta actualmente, según la última contabilidad oficial. La ley establece que si la diferencia es de menos del 0,5% se necesita un recuento, según el diario The Miami Herald.

En su calidad de candidato, no de gobernador, Scott presentó el jueves una demanda contra Snipes y contra la supervisora electoral de Palm Beach, Susan Bucher.

El posible recuento en Florida ha devuelto a la palestra el caos electoral de 2000, cuando hubo que recontar los votos de las elecciones presidenciales. George W. Bush ganó la presidencia por 537 votos de Florida sobre Al Gore luego que la Corte Suprema decidió el fin del recuento.

Los republicanos se han apoderado de las trampas en las urnas y los trucos sucios, combinando las consecuencias de una elección polémica con un nuevo drama, asegura The Washington Post.