Martes, 20 Noviembre, 2018


Un muerto y dos heridos luego de ser apuñalados en Australia

Una persona ha fallecido en el ataque en Melbourne Una persona ha fallecido en el ataque en Melbourne
Orlondo Matamoros | Noviembre 09, 2018, 16:07

Una persona murió y 2 sufrieron heridas este viernes en el centro de la ciudad australiana de Melbourne tras ser apuñaladas por un hombre, en un episodio que se aborda oficialmente como "un acto terrorista".

El atacante, que no fue identificado pero del que se sabe que era conocido por la policía y los servicios de contraterrorismo, murió media hora después de llegar al hospital, a donde fue trasladado tras recibir un disparo en el pecho de la policía cuando trataba de reducirle. Sin embargo, el grupo yihadista Estado Islámico (EI) asumió hoy la autoría del ataque, de acuerdo con la agencia Amaq, afín a los yihadistas.

La Policía tuvo que disparar al hombre para evitar que hiriera a más personas.

"La Policía no busca a nadie más en este momento", precisó Clayton, al explicar que de momento no se ha determinado que el incidente tenga vínculos con el terrorismo, aunque "la investigación sigue abierta y no descartamos ninguna posibilidad".

El hecho ocurrió en la esquina de Swanston Street con Bourke Street, una calle comercial cercana al parlamento estatal de Victoria, cuando la policía se acercó por la presencia de una camioneta en llamasque había chocado alrededor de las 16,30 hora local (2.30 de la madrugada argentina). Tras salir del coche, el presunto autor del ataque arremetió con un cuchillo contra los allí presentes, uno de los cuales falleció en el lugar.

La policía encontró varios "cilindros de gas para barbacoa" dentro del vehículo, explicó Ashton, quien desmintió que el atacante, un hombre alto vestido de pantalón blanco y túnica negra, gritara "Allahu Akhbar (Alá es grande)". "Era el chasis. La gente corría y gritaba", dijo una testigo al canal 9 de la televisión local.

"Había un hombre mayor delante mío, literalmente a mis pies. Estaba boca abajo y había mucha sangre", explicó este testigo, que añadió que varios transeúntes intentaban ayudar al herido pero que "no sabían qué hacer porque evidentemente la situación era un caos".

El lugar del incidente ha sido acordonado por la unidad antiexplosivos para asegurar el área comercial de la calle Bourke, una de las más transitadas de Australia y que ha sido cerrada de forma indefinida.

Se da la circunstancia que esa misma calle Bourke fue el escenario de otro episodio de terror el 20 de enero de 2017.