Martes, 20 Noviembre, 2018


Trump limita opciones de asilo en la frontera con México

Media playback is unsupported on your device                  Luz es hondureña y forma parte de la caravana de migrantes que atraviesa México Media playback is unsupported on your device Luz es hondureña y forma parte de la caravana de migrantes que atraviesa México
Orlondo Matamoros | Noviembre 09, 2018, 20:30

La medida se dirige contra los centroamericanos, que son la mayoría de los migrantes que cruzan la frontera sur.

Un grupo de soldados llegó ayer a la frontera estadounidense entre San Diego (California) y Tijuana (México), para reforzar la seguridad ante la posible llegada de la caravana de migrantes que partió hace casi un mes de Honduras con destino a Estados Unidos.

El gobierno de los Estados Unidos, presidido por Donald Trump anunció que restringirá la entrada de personas ilegales a su país por 90 días.

La organización de defensa de los derechos humanos ACLU dijo que "la ley estadounidense permite específicamente a los individuos que postulen al asilo sin importar si están o no en un puerto de entrada".

"Hoy, utilizamos la autoridad que nos dio el Congreso para prohibir (el acceso) a los inmigrantes que violan cualquier suspensión presidencial sobre llegadas (al país) u otra restricción para poder ser elegido asilado", señalaron la secretaria del Departamento de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, y el fiscal general interino, Matt Whitaker, en la nota.

La orden de suspensión de Trump que active esta regulación será firmada este viernes, de acuerdo a medios locales, y en ningún caso tendrá efectos retroactivos.

"La norma otorga la autoridad (...) para eliminar la elegibilidad para asilo a aquellos inmigrantes que se vean afectados o que vulneren una suspensión o limitación para acceder a EE.UU. a través de la frontera con México y que esté impuesta por proclamación presidencial", precisó un alto funcionario de la Administración en una rueda de prensa telefónica.

El Departamento de Justicia reveló el 8 de noviembre que los inmigrantes que ingresen sin documentos a EEUU a través de la frontera con México no podrán pedir asilo, como lo hacían hasta ahora.

El gobierno de Trump argumenta que tiene el poder ejecutivo para frenar la inmigración esgrimiendo motivos de seguridad nacional, un poder que invocó poco después de asumir la presidencia, cuando lanzó un controvertido decreto que prohibía la entrada al país a ciudadanos de varios países, principalmente de mayoría musulmana.

Trump ha asegurado que los inmigrantes que llegaban irregularmente por el límite fronterizo con México pedían asilo para no ser deportados y para quedar en libertad mientras se resolvía su situación.

Generalmente, las autoridades liberan a los solicitantes mientras se gestionan sus casos porque estos no suponen un peligro y por la falta de espacio en los centros de detención estadounidenses, que Trump pretende ampliar.

Nuestro sistema de asilo está abrumado con demasiadas solicitudes de asilo sin mérito de extranjeros que generan una gran carga sobre nuestros recursos.

Desde la llegada de Trump a la Casa Blanca, en enero de 2017, se deniegan muchas más solicitudes que antes, según las organizaciones que defienden a los migrantes.