Sábado, 17 Noviembre, 2018


"La violencia que hay en Venezuela viene de Colombia" — Diosdado Cabello

Maduro eleva la tensión en sus fronteras llamando “insensatos” a los dirigentes de Colombia Venezuela reitera disposición a colaborar con Colombia para consolidar la paz en frontera
Orlondo Matamoros | Noviembre 09, 2018, 06:57

Padrino López ratificó la posición de la Fuerza Armada Nacional y del presidente Nicolás Maduro, indicando que "ayer pedí prudencia para no caer en las tentaciones de los falsos positivos que quieren sembrar en la frontera".

"La violencia que hay aquí en Venezuela viene de Colombia, eso que ocurrió en Amazonas viene de Colombia", dijo Cabello.

El suceso ocurrió hace tres días en el Amazonas, cuando una patrulla de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada) se enfrentó con un grupo armado, al parecer Eln, pero aún no se confirma si se trata de esa guerrilla. "Los integrantes del ELN se han pronunciado para advertir que defenderán a la revolución en caso de una injerencia extranjera; es decir, la dictadura de Maduro les ha cedido territorio a estos grupos irregulares a cambio de protección", advirtió Vergara.

"Mucho cuidado, grupos, ya las instrucciones están dadas", dijo el ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino López, en un acto con cadetes en Caracas.

"Nosotros vamos a hacer lo que tenemos que hacer militarmente y no renunciamos a la ofensiva, a nuestro poder ofensivo, para hacer respetar nuestra soberanía sagrada".

"Nosotros vamos a buscar hasta el último grupo llámese cómo se llame, guerrillero, disidente, paramilitar, delincuente, narcotraficante, cómo se llame, lo vamos a buscar y lo vamos a echar de nuestra patria", puntualizó.

La oposición venezolana ha acusado por la muerte de los militares a la guerrilla colombiana Ejercito de Liberación Nacional (Eln), y ha pedido al Gobierno de Maduro que cumpla "con el deber de asegurar la soberanía" de la nación.

Colombia, por su parte, ha manifestado que facilitará a Venezuela toda la colaboración necesaria para asegurar el castigo de los responsables del asesinato de los militares.