Viernes, 16 Noviembre, 2018


Correa denuncia una 'persecución política' en Ecuador tras decisión judicial

Caso Balda Rafael Correa dijo que no espera nada de la justicia Rafael Correa es llamado a juicio en Ecuador por secuestro
Orlondo Matamoros | Noviembre 08, 2018, 20:06

El expresidente de Ecuador Rafael Correa, que gobernó el país entre 2007 y 2017, fue llamado este miércoles a juicio por el delito de plagio (secuestro) de un político opositor ecuatoriano ocurrido en Colombia en agosto de 2012.

"Como no nos pueden ganar en las urnas, como no nos pueden derrotar, buscan todas estas excusas tremendamente graves", es una "persecución política", asegura Correa en una entrevista a la AFP en Bélgica, donde reside desde su marcha del poder.

Como Correa y Romero se encuentran prófugos, Camacho ordenó que se suspendiera la etapa de juicio, hasta que se les capture o se presenten por su cuenta a la justicia.

Sin embargo, Correa -en libertad a pesar de que afronta desde julio una orden de prisión preventiva- sólo será enjuiciado si es llevado ante un tribunal, pues la ley impide su juzgamiento en ausencia por ese presunto delito, castigado con hasta siete años de cárcel.

La policía colombiana liberó rápidamente a Balda del vehículo en el que sus captores lo transportaban, tras ser avisada por testigos.

Hoy a las 16:00, hora de ECUADOR, después de decisión de jueza Daniela Camacho en Caso Balda, estaré en directo en Telesur.No se preocupen por mí. Desde allí ha denunciado ser un perseguido político del gobierno de su antiguo amigo y compañero de partido, el actual presidente Lenín Moreno. "Pretenden con eso tenerme desterrado siete, ocho años, hasta que prescriba" y "tenerme fuera el país para la próxima campaña [electoral], en marzo de 2019", agregó. "Todo está tomado. Ecuador tiene un golpe de Estado".

Su defensa ahora pasa también por acudir ante instituciones internacionales, como hicieron en septiembre sus consejeros jurídicos que denunciaron esa "persecución judicial" ante el Relator Especial Especial de la ONU sobre la independencia de jueces, fiscales y abogados. "De persecución política, tenemos muchísimas pruebas", agrega.

"Si lo hubiera aceptado ya tendríamos la alerta roja. Y lo rechaza por ser un caso evidentemente político, es de libro de texto, es una persecución política", subrayó. La justicia ecuatoriana, que emitió también en julio una orden de arresto nacional contra Correa, tampoco se ha pronunciado sobre la circular roja.