Viernes, 14 Diciembre, 2018


Bohemian Rhapsody: Historia de un ícono

Bohemian Rhapsody: La Historia de Freddie Mercury | Top de críticas, reseñas y calificaciones "Bohemian Rhapsody", la película de Queen tuvo un fuerte arranque
Eduardo Anchondo | Noviembre 04, 2018, 04:38

Tras muchos obstáculos (cambios de guion, de director, de actor protagonista), con mucha expectación y tibias críticas por su carácter hagiográfico, ha llegado por fin a nuestros cines Bohemian Rhapsody, biopic sobre Queen y Freddie Mercury, el carismático líder de la banda y considerado por todas las listas habidas y por haber como uno de los mejores cantantes, si no el mejor, en la historia de la música popular. La película sobre Freddie Mercury y Queen se podrá ver en 256 pantallas en el país y es la película más taquillera de la semana.

Hacer una película biográfica siempre involucra ciertos problemas, más cuando se tocan a personajes tan queridos y estudiados por los fans como es el caso de Freddie Mercury, vocalista de Queen y considerado el mejor cantante de rock de la historia. ¿Cómo abordar la vida de una persona tan peculiar, cuyo paso por la Tierra en sí mismo parece una obra de ficción?

Sí, Bohemian Rhapsody tiene sus detalles, los cuales bien puede molestar a los más quisquillosos; pero como obra total, estamos ante algo prácticamente perfecto, siendo una montaña rusa de emociones y que calará hondo en los corazones del público rockero; así como en aquellos que desconocen lo que significó Mercury y Queen para el mundo de la música. El cantante Freddie Mercury, el guitarrista Brian May, el baterista Roger Taylor y el bajista John Deacon forman la banda británica de rock Queen. Musicalizada con sus indelebles éxitos We Are the Champions y Love of My Life, además de, por supuesto, la revolucionaria Bohemian Rhapsody que le da titulo a la cinta.

Rami Malek, Lucy Boynton, Gwilym Lee y Ben Hardy son los protagonistas de la película.

Freddie Mercury tenía cuatro dientes extras en su quijada superior, que empujaban a los frontales. "Fue asombroso conocer las múltiples versiones de él y también su lado dulce". "Sabía que iba a tener que cantar, de hacer un acento británico, de moverme por todo el escenario, por lo que era evidente que iba a necesitar a un entrenador de movimiento", comenta. De tal manera que analizaron lo que estaba viviendo en su vida personal en cada momento importante de Queen y entender porqué se movía así, gesticulaba de esa forma y no generar una imitación, sino una interpretación.

Live Aid. El apoteósico concierto de los 80s. El propio May, que ha sido su tutor, está asombrado con el resultado: "Me veo mirando el montaje y a veces creo que soy yo". "La presentación de Queen fue la que tuvo la donación más grande, alrededor de un millón de libras esterlinas, ¡que en aquel entonces era inmensa!".