Miércoles, 12 Diciembre, 2018


Macron pide a comunidad internacional "actuar ahora" para frenar deterioro climático

Un ciclista circula por Pekín en un día de alta contaminación Un ciclista circula por Pekín en un día de alta contaminación. REUTERS Thomas Peter
Orlondo Matamoros | Octubre 12, 2018, 08:21

En la conferencia del cambio climático de las Naciones Unidas en 2015, celebrada en París, los países del mundo acordaron limitar el incremento de la temperatura a 1.5 grados.

El Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático ha publicado un estudio que avisa de que se debe limitar el calentamiento del planeta a 1,5ºC para evitar olas de calor extremas, lluvias torrenciales o la desaparición de los arrecifes de coral.

Panmao Zhai, que preside uno de los grupos de trabajo del IPCC, asevera que "ya estamos viviendo las consecuencias de un calentamiento global de 1ºC, condiciones meteorológicas extremas, crecientes niveles del mar y un menguante hielo marino en el Ártico". "Incluso los científicos se sorprendieron al ver cuánto conocimiento científico existía ya, las diferencias que había y los enormes beneficios de limitar el calentamiento global a 1,5 en lugar de 2 grados", dijo en una entrevista a Reuters Thelma Krug, vicepresidenta del IPCC. Pero para ello se necesitarán cambios de gran alcance y sin precedentes en todos los aspectos de la sociedad, según sostienen en esta nueva evaluación.

"Cada parte adicional de calentamiento es importante, especialmente porque el calentamiento de 1.5° C o más aumenta el riesgo asociado con cambios duraderos o irreversibles, como la pérdida de algunos ecosistemas", expuso Hans-Otto Pörtner, copresidente de trabajo del IPCC del Grupo II. No se trata de una misión imposible, pero para ello se requiere una acción "urgente" que implique cambios generalizados en energía, industria, edificios, transporte y ciudades.

A nivel nacional, el gobierno francés espera lograr "el ambicioso objetivo de alcanzar la neutralidad de carbono para 2050", dijo el ministro de Ecología, Francois de Rugy.

Permitir que la temperatura global exceda temporalmente o sobrepase 1.5° C significaría una mayor dependencia de las técnicas que eliminan el CO2 del aire para devolver la temperatura global a menos de 1.5° C en 2100.

"Limitar el calentamiento a 1,5 grados es posible dentro de las leyes de la química y la física, pero hacerlo requeriría cambios sin precedentes", dijo Jim Skea, copresidente del grupo de trabajo del IPCC que evalúa la mitigación del cambio climático.

"Los próximos años son probablemente los más importantes de nuestra historia", advierte Debra Roberts, del IPCC.

Ya ha habido un aumento de un grado desde mediados del Siglo XIX a medida que la industrialización elevaba las emisiones de dióxido de carbono (CO2), el principal gas de efecto invernadero al que se atribuye el cambio climático. Lamentablemente, de acuerdo con un informe histórico del panel científico de las Naciones Unidas (ONU) sobre el cambio climático, el panorama es desalentador: se avecina una crisis ambiental y para poder evitar el daño habría que transformar la economía mundial a una velocidad y escala urgentes.

Ambas temperaturas están mencionadas en los Acuerdos de París, en el que la mayor parte de países del planeta se comprometieron a "mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de 2 °C con respecto a los niveles preindustriales, y proseguir los esfuerzos para limitar ese aumento de la temperatura a 1,5 °C".

"La IPCC reúne pruebas científicas: tenemos todo lo que necesitamos para combatir el cambio climático, pero todos tienen que actuar ahora", tuiteó Macron.

Para el corresponsal de temas ambientales de la BBC, Matt McGrath, la de este lunes es la advertencia más comprehensiva hasta la fecha de los riesgos del aumento de las temperaturas globales. El año que viene se publicará el Informe especial sobre los océanos y la criosfera en un clima cambiante.