Miércoles, 22 May, 2019


El homenaje de Trump a las 3.000 víctimas del 11-S

Trump visitará junto a su esposa Melania el monumento a las víctimas del vuelo 93 en Shanksville Trump visitará junto a su esposa Melania el monumento a las víctimas del vuelo 93 en Shanksville
Orlondo Matamoros | Setiembre 13, 2018, 17:52

El 11 de septiembre de 2001, el avión, uno de los cuatro vuelos que fueron secuestrados por el grupo yihadista Al Qaida, se estrelló en un campo en esta pequeña localidad ubicada a unos 270 kilómetros al noroeste de Washington.

En total murieron 3.016 personas, incluyendo a los terroristas y otros 24 desaparecidos.

Trump llegó acompañado por su esposa, Melania, en un día que simboliza la unidad nacional, una ocasión que le brinda un respiro temporal de una coyuntura especialmente difícil en Washington.

Un día nublado fue el escenario para que cientos de personas conmemoraran el 17 aniversario de los atentados terroristas que provocaron el colapso de las torres gemelas del World Trade Center (WTC) en Nueva York. Desde entonces, los que viajaban en ese vuelo han sido honrados como héroes.

Trump elogió el heroísmo mostrado por los pasajeros del vuelo 93, quienes intentaron recuperar el control del avión cuando se enteraron de las intenciones de los secuestradores. "Estados Unidos nunca se someterá a la tiranía" dijo el presidente Trump. "No vamos a dejar que suceda de nuevo", concluyó Trump desde el Jardín de Rosas de la Casa Blanca.

Los gritos que fueron registrados en la cabina dejaron conmocionados tanto a los miembros del jurado como a los asistentes a aquella audiencia del proceso que sentenció a Mussaui, único condenado en Estados Unidos por los hechos.

En una brumosa mañana de martes, miles de familiares de las víctimas, sobrevivientes, rescatistas y otros acudieron a una de las ceremonias, en la plaza conmemorativa donde alguna vez estuvieron las torres gemelas del World Trade Center.

Además, pudo verse entre otros a los exalcaldes neoyorquinos Rudy Giuliani y Michael Bloomberg, o a la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, muy emocionada.

El filme narra la vida de un capitán de bomberos neoyorquino que es ayudado por un periodista para plasmar su historia y la de sus compañeros que fallecieron durante el atentado, fue la primera película en abordar el tema, los protagonistas son Sigoumey Weaver y Anthony LaPaglia.

El vicepresidente estadounidense Mike Pence y el secretario de defensa, James Mattis, honraron a las víctimas en una ceremonia realizada desde el Pentágono.

Las cerca de tres mil personas que fueron asesinadas por al-Qaeda hace 17 años, "nunca serán olvidadas" y por ellos "manifestamos el compromiso de continuar la lucha contra el terrorismo hasta eliminarlos en su totalidad", declaró el presidente Trump en Shanksville. Todos los que iban a bordo del aparato murieron.