Viernes, 21 Setiembre, 2018


Mueren al menos 29 niños en ataque contra autobús en Yemen

Decenas de muertos en un bombardeo saudí a un autobús con niños en Yemen Un grupo de médicos atienden a uno de los niños heridos en el ataque a un autobús en Yemen
Orlondo Matamoros | Agosto 10, 2018, 00:15

"Según el derecho internacional humanitario, los civiles deben ser protegido durante el conflicto", agregó el Comité Internacional de la Cruz Roja, que a menudo ha acusado a las partes beligerantes de atacar objetivos teóricamente protegidos.

"Después de un ataque esta mañana contra un autobús que transportaba niños en un mercado de Dahyan en el norte de Saada, un hospital respaldado por el CICR recibió decenas de muertos y de heridos", señaló la organización en Twitter sin dar más precisiones sobre el ataque. De esta forma, la coalición ha alegado que actuó conforme al Derecho Internacional y ha acusado a los rebeldes, vinculados a Irán, de utilizar a niños como escudos humanos, según una nota difundida por la agencia de noticias oficial saudí, SPA.

La agencia de la ONU, por su parte, calificó el ataque como "absolutamente horrible" y llamó a detener "la crueldad" contra los niños y pidió que no se dieran más excusas para justificar esta violencia.

El portavoz del Ministerio de Salud del Gobierno de los hutíes en Saná, Yusef al Hadari, indicó por su parte a Efe que 39 personas murieron y 43 resultaron heridas en el ataque, la mayoría niños, según "datos preliminares".

El CICR informó que tras el ataque decenas de personas fueron enviadas a los hospitales y que se estimaba que el número de víctimas podría aumentar.

Una hora después del ataque, la coalición árabe liderada por Arabia Saudí afirmó que el bombardeo que realizó hoy en el noroeste del Yemen, que impactó en un autobús que trasladaba a niños, es una "acción militar legítima", dijo el portavoz de la coalición, Turki al Malki, en un comunicado.

La interceptación de dicho proyectil se saldó con un civil muerto y once heridos en Jizan.

La coalición negó haber llevado a cabo ataques aéreos en la zona, y culpó de las muertes al fuego de mortero rebelde. La capital del país se convirtió en un campo de batalla y los civiles han sido los principales afectados.

La lucha y el bloqueo parcial de la coalición también han dejado a 22 millones de personas necesitadas de ayuda humanitaria, han creado la mayor emergencia de seguridad alimentaria del mundo y han provocado un brote de cólera que se cree que afectó a 1 millón de personas.