Miércoles, 14 Noviembre, 2018


Condenada a otros 8 años de cárcel la expresidenta surcoreana

Sentencian a expresidenta surcoreana a 8 años más de cárcel | El Nuevo Herald Condenada a otros 8 años de cárcel la expresidenta surcoreana
Orlondo Matamoros | Julio 22, 2018, 19:08

Un tribunal de Seúl condenó a ocho años de prisión a la ex presidenta surcoreana Park Geun Hye por apropiarse de fondos asignados al Servicio de Inteligencia Nacional (NIS, por sus siglas en inglés) y por interferir en procesos electorales durante su mandato.

Park fue hallada culpable de haber cobrado un total de 3.300 millones de wones (2,9 millones de dólares) desviados de las cajas de los servicios de inteligencia.

Aunque la sentencia de prisión de Park totaliza 32 años de cárcel, esto podía cambiar, y podría hacerse aún mayor, dependiendo de los dictámenes de las cortes de apelaciones.

Geun-hye fue destituida por el Parlamento Surcoreano a finales de 2016 cuando se le impuso una pena de 24 años en prisión por abuso de poder y corrupción.

Park no se presentó al juicio celebrado este viernes, porque se niega a comparecer en un proceso que ha criticado por considerarlo "motivado políticamente", acusando a los jueces y la fiscalía de ser parciales.

"La acusada recibió unos 3.000 millones de wones en tres años de tres jefes del NIS".

Sin embargo, fue encontrada inocente de cargos de soborno relacionados con las transferencias monetarias.

Asimismo, se la acusaba de interferir en 2016 en la nominación de candidatos de su partido, el entonces gobernante Saeunuri, para las elecciones parlamentarias que tuvieron lugar dicho año.

El tribunal reconoció que, tradicionalmente, el NIS ofrece fondos a la oficina presidencial, Cheong Wa Dae, de sus propias arcas estatales, conocidos como fondos irrastreables para actividades especiales.

Park se encuentra acusada de emplear cierta suma para su uso personal, como el pago de las cuentas de teléfonos móviles secretos que utilizó para contactar con su confidente íntima, Choi Soon-sil, los costos de mantenimiento de su residencia privada en el sur de Seúl y tratamientos médicos. El máximo tribunal de Seúl decidirá el caso el 24 de agosto.