Sábado, 15 Diciembre, 2018


Encuentran guión perdido de Kubrick

Hallado 'Burning Secret', un guion perdido de Stanley Kubrick Descubren un guión de Stanley Kubrick de hace más de 60 años
Eduardo Anchondo | Julio 19, 2018, 03:24

Quienes han seguido la carrera del cineasta sabrán que en 1956, el director de The Shinning (1980) y 2001: Odisea al Espacio (1968) para adaptar al cine la novela austriaca llamada Ardiente Secreto (1911) que cuenta un triángulo bizarro y amoroso entre un joven aristócrata, su novia judía y el hijo de esta quien los vigila y siente unos celos enfermizos. Kubrick lo escribió en 1956, junto con el novelista Calder Willingham. Según mencionó The Guardian, se trata de "un hombre suave y depredador, que se hace amigo de un niño de 10 años, usándolo para seducir a su madre casada".

"No podía creerlo, es tan excitante, se creía que se había perdido".

"Los aficionados de Kubrick, sabían que él quería hacerlo. Ahora tenemos una copia y demuestra que había hecho un guion completo". Ahora bien, una adaptación de esta novela fue rodada en 1988 por un ayudante de Kubrick, Andrew Birkin, y contó con Faye Dunaway en el reparto. Aún con todo, el cineasta neoyorquino es valorado de manera unánime como uno de los mejores directores de la historia.

Hallado 'Burning Secret', un guion perdido de Stanley Kubrick

Kubrick murió en 1999, a meses de completar Eyes Wide Shut, y es la mente detrás de obras icónicas de la ciencia ficción como 2001: A Space Odyssey.

Se dice que Kubrick realizó este proyecto por las noches, ya que en las mañanas estaba redactando Senderos de Gloria; estas líneas se tratan de un homenaje privado que realizo el realizó el también guionista a Max Ophuls, uno de sus productores favoritos. Una, que no le viera suficiente potencial comercial; dos, que rompiera su contrato con Kubrick, embarcado ya en la película 'Paths of Glory'; y tres, que la trama fuera demasiado arriesgada para un público moralista. Para la época ya tenía 70 años y 13 largometrajes encima, entonces aunque pareciera que ya había dejado más que establecido su legado en el mundo del cine, Kubrick no deja de sorprendernos.