Miércoles, 19 Setiembre, 2018


12 agentes rusos en la mira por el ‘Rusiagate’ en Estados Unidos

Estados Unidos acusa a 12 militares rusos de espionaje El vicefiscal general de los Estados Unidos Rod Rosenstein, realiza una conferencia de prensa en el Departamento de Justicia
Orlondo Matamoros | Julio 14, 2018, 07:55

El mismo día en el que el ahora presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pidió a Moscú que encontrara los correos "perdidos" de su rival electoral, Hillary Clinton, el Kremlin acometió su primer ataque contra uno de los servidores de la entonces candidata demócrata, según documentos difundidos hoy.

El vicefiscal general, Rod Rosenstein, informó de que el fiscal especial que investiga la trama rusa, Robert Mueller, imputó a 12 agentes de inteligencia del Kremlin por haber accedidos a datos de una red de ordenadores de la campaña de Clinton y del órgano demócrata. De acuerdo con la investigación, los agentes del GRU, la organización de inteligencia militar rusa, crearon dos perfiles falsos de Twitter para comunicarse con ciudadanos estadounidenses.

El anuncio de estas inculpaciones se conoció a pocos días de la reunión que el presidente Donald Trump mantendrá con el mandatario ruso, Vladimir Putin, en Helsinki, el próximo lunes.

Según el "número dos" de Justicia de EEUU, los militares participaron en un "esfuerzo constante" por penetrar en las redes de computadoras del DNC y en la campaña presidencial de Clinton para conseguir unos datos que luego difundieron en internet.

Los responsables del Kremlin comenzaron en 2016 a inocular virus en las cuentas de correo electrónico de voluntarios y trabajadores del equipo de la política demócrata, una práctica mediante la que lograron contraseñas que les permitieron entrar en otras cuentas y documentos y controlar la actividad de decenas de empleados.

Además de estos hechos, también trataron de entrar en el contenido de agencias estatales y diferentes áreas del gobierno estadunidense.

En total existen 11 acusaciones por delitos informáticos y ocho por robo de identidad y lavado de dinero.

El Departamento de Justicia precisó que en el escrito de imputación no se alude a la participación de ningún estadounidense.