Jueves, 19 Julio, 2018


Tailandia: Testimonio de último buzo en salir de cueva

Tailandia Rescate en Tailandia Algunos niños salieron"dormidos de la cueva
Orlondo Matamoros | Julio 13, 2018, 02:11

Según contó el último buzo en salir de la cueva, Chaiyananta Peeranarong, de repente se escuchó un grito desde el lugar más delicado del recorrido de salida, una galería tubular en donde había que pasar haciendo contorsiones con el cuerpo.

"El australiano que supervisaba el paso se puso a gritar diciendo que la bomba de agua había dejado de funcionar", explicó a AFP Chaiyananta Peeranarong, de 60 años, ex comando de la Armada tailandesa.

Ekapol Chanthanwong, el entrenador del equipo de futbol de los niños tailandeses atrapados en un cueva, fue la pieza clave para su superviviencia por 18 días en Tailandia.

Los últimos cinco rescatados llegaron anoche al centro médico con síntomas de hipotermia por las duras condiciones que han sufrido al pasar 17 días dentro de la cueva y por la fría temperatura de las aguas que tuvieron que atravesar con la ayuda de dos buzos para alcanzar el exterior. "El agua ya llegaba a la cabeza, casi al punto en que se necesitaba una botella de oxígeno", contó. "Eso era absurdo", criticó.

"Algunos de ellos estaban dormidos, otros movían los dedos [como si] estuvieran drogados".

Una de las principales dudas sobre la operación es cómo sacaron a los niños que estaban débiles, no sabían bucear -algunos, incluso, no sabían nadar- en un recorrido peligroso. Esos niños no habían ni comido o dormido en días, ¿dónde hubiesen encontrado la energía para entrenarse?

Que al menos algunos de los chicos no salieron buceando pudo verse en un video que difundieron los responsables del operativo de salvataje y lo confirmaron buzos que participaron de las tres fases del rescate. "Sólo necesitábamos que supiesen cómo respirar y no entrar en pánico en el agua".

Las autoridades de Tailandia entregaron los primeros detalles de la que fue calificada como una "misión exitosa" en la que lograron rescatar a los 12 menores y al entrenador del equipo de fútbol de los "Jabalíes Salvajes" que permanecían atrapados en la cueva Thuam Luang desde el pasado 23 de junio. "Sólo necesitábamos que se sintiesen seguros, que todo iría bien", precisó Peeranarong.