Miércoles, 18 Julio, 2018


La guerra comercial EEUU-China imparable

Rolando Pinillos Donald Trump decretó la imposición de aranceles del 25% sobre más de 800 productos chinos por un valor de US$34.000 millones
Frascuelo Febo | Julio 12, 2018, 03:07

El viceministro de Comercio chino, Wang Shouwen, defendió el historial del país asiático en la reunión y reconoció los graves desafíos que enfrenta la OMC, según un funcionario comercial de Ginebra.

Si llevan la etiqueta 'Hecho en China' probablemente figuren en una lista de 200 folios que enumera los bienes que podrían ser objeto de nuevos aranceles del 10% por parte del gobierno de Donald Trump.

El anuncio de Washington, en la noche del martes hora de EUA, se produjo pocos días después de que el pasado viernes se produjeran los primeros pasos en la guerra comercial entre las dos grandes potencias económicas. "Nosotros no podemos hacer la vista gorda hacia las prácticas de comercio mercantilistas de China, pero esta acción no alcanza para una estrategia que le otorgue al gobierno ventaja de negociación con China mientras mantiene la buena salud y la prosperidad a largo plazo de la economía estadounidense".

Por su parte, China ha prometido ir respondiendo, una por una, a las medidas de Estados Unidos sobre el país, aunque no se han anunciado medidas concretas de represalia tras esta última decisión de Estados Unidos.

La semana pasada China ya presentó una demanda a la OMC debido a la implementación de elevados aranceles contra mercancías chinas.

Washington acusa a China de hacer uso de prácticas abusivas con el fin de superar el dominio tecnológico de Estados Unidos.

"Dado el rol muy amplio y creciente de China en el comercio internacional, y el grave daño que causa a los socios comerciales de China su enfoque mercantilista en comercio e inversión, este ajuste de cuentas ya no puede posponerse más", señaló el embajador ante la organización con sede en Ginebra.

"Como resultado de las represalias de China y por la falta de cambios en sus prácticas, el presidente ha ordenado a la USTR que inicie el proceso para imponer aranceles del 10% sobre 200.000 millones (de dólares) adiciones de importaciones chinas", expresó en un comunicado este organismo encargado del comercio exterior. "Lamentablemente, China no ha cambiado su comportamiento, un comportamiento que pone en peligro el futuro de la economía de EE UU.".

Los miembros del Congreso cuestionan las políticas comerciales agresivas del mandatario y advierten que los aranceles a las importaciones incrementan los precios para los consumidores y exponen a los agricultores y productores estadounidenses a represalias en el extranjero. Agregó que las firmas internacionales que hacen negocios en China o que compiten con rivales chinos enfrentan más y mayores obstáculos, y que Pekín estaba brindando "subsidios masivos distorsivos para el mercado" y "sesgando el campo de juego (.) de innumerables formas".

Soja, sorgo, autos, cabezas de cerdo, pistachos o whisky son algunos de los productos estadounidenses a los que China puso en la mira.