Miércoles, 14 Noviembre, 2018


Israel planea enviar un módulo espacial a la Luna

Israel se convertirá en el cuarto país en llegar a la Luna | Elespectador.com Israel presenta una nave para aterrizar en la luna en 2019
Eloisa Felix | Julio 12, 2018, 17:24

La organización sin ánimo de lucro SpaceIL ha anunciado sus planes para lanzar en diciembre de 2018 su misión lunar, lo que convertirá a Israel en el cuarto país en llegar a la Luna en febrero de 2019. Al momento del lanzamiento, aterrizará en la Luna el 13 de febrero de 2019 si todo va según lo previsto, dijeron los organizadores de SpaceIL a la prensa.

La nave espacial ha sido desarrollada por la firma SpaceIL, y será lanzada desde Estados Unidos en un vehículo de lanzamiento orbital Falcon 9 de SpaceX durante el mes de diciembre. Por lo que, si todo va bien, "Israel entrará en el exclusivo club" de naciones que hasta ahora han hecho aterrizajes controlados en la superficie lunar, declaró Weis.

95 millones de dólares podría costar el proyecto espacial israelí. "Durante dos días realizaremos varios experimentos científicos en ingravidez y desplegaremos una bandera israelí para las futuras generaciones que esperamos puedan algún día visitar la luna", explicó Harel. "El motor frenará y el aparato descenderá a velocidad cero para un aterrizaje suave", agregó. "Pesa 600 kilogramos. Cuando aterrice en la luna, pesará 180 kilogramos, una vez haya consumido el combustible".

Una vez en suelo lunar, el aparato llevará a cabo experimentos del Instituto Científico Weizman de medición del campo magnético de la Luna, tomará fotografías, grabará vídeo "e incluso se hará un selfi", señaló. Únicamente Rusia, China y Estados Unidos han logrado conquistar la Luna y ondear su bandera en ese lugar.

Para esta primera incursión se pondrá a prueba un curioso dispositivo, que es una sonda similar a un arácnido, construido hace seis años para la primera misión a la luna llevada a cabo por un país del Medio Oriente. Spaceil no logró su meta y tras ser descartados en la competición, por no cumplir con los plazos de presentación, sus ingenieros siguieron trabajando en el proyecto con el dinero aportado por el billonario israelí Morris Khan y también por el magnate judío del juego, Sheldon Adelson, del que Khan dijo "es un hombre difícil, pero muy exitoso". Del mismo modo que "todo el mundo recuerda dónde estaba el día en que (Neil) Armstrong puso un pie en la luna, recordaremos siempre dónde estábamos cuando Israel llegó a la Luna", afirmó.