Martes, 13 Noviembre, 2018


Francia se convierte en el primer finalista del Mundial de Rusia

Mbappe y su papá al llegar al estadio para el encuentro contra Uruguay Getty Images Wilfred padre de Mbappe emigró de Camerún a Francia
Alejandro Castrejon | Julio 12, 2018, 00:57

El viernes pasado, Bélgica jugó con la suerte y la imprecisión brasileña para aguantar toda la segunda parte en Kazán y meterse en las Semifinales del Mundial, pero este martes en San Petersburgo, aceptó un gol a los siete minutos de la parte complementaria y, por más que intentó, no fue capaz de superar ni una vez la meta del arquero francés Hugo Lloris, dejando el boleto a la Final del domingo en Moscú, en manos de una calculadora y eficaz Selección Francesa.

Salió Roberto Martínez protegiendo su mediocampo con Moussa Dembélé como sustituto del defensor sancionado Thomas Meunier, con el objetivo de auxiliar a Axel Witsel y ejercer de perro de presa tras las arrancadas de Kylian Mbappé, que apareció en el primer minuto buscando una carrera y advirtiendo de lo que vendría.

Francia festejó en grande su gol. Luego, Fellaini de cabeza puso a temblar a los franceses, pero el remate pasó a centímetros de la portería.

Iban 21 minutos del primer tiempo cuando en un córner a favor de los belgas la pelota le quedó a Toby Alderweireld, que improvisó una media vuelta de zurda sorpresiva, pero su compañero en el Tottenham voló hacia su derecha para sacar la pelota de manera impactante.

El equipo de Didier Deschamps se echó hacia atrás. La posesión volvía a ser de la generación dorada del fútbol belga, que veía cómo su gran momento se les escapaba entre los dedos. Antes, le robó un balón largo de Pogba a Mbappé tras superar la defensa gala.

Pero Francia se encerró con sus 11 hombres en los últimos 30 metros y los belgas no encontraron rendijas en el muro Bleu, ni triangulando por el centro cuando lo intentaban Hazard o Kevin De Bruyne ni cuando colgaban balones al área para ver si sus torres, Lukaku y Fellaini, cazaban alguno.

Así las cosas, Francia consiguió llegar a la gran final del Mundial de Rusia 2018, instancia en la que estuvo por última vez en 2006 y donde perdieron en penales ante Italia.

Goles: 1-0, min. 51: Umtiti, de cabeza tras un saque de esquina.