Sábado, 22 Setiembre, 2018


Andrej Kramaric, el 9 que se destapó recién en cuartos de final

Denis Cheryshev la carta goleadora de Rusia Denis Cheryshev la carta goleadora de Rusia
Alejandro Castrejon | Julio 12, 2018, 19:27

La segunda mitad fue también muy cerrada, y aunque el equipo de Croacia llegaba con más insistencia, no podía abrir el marcador, y así se fueron a tiempos extra.

Y el próximo miércoles jugará, en el estadio Luzhniki de Moscú, el mismo que albergará el partido decisivo, el 15 de julio, la semifinal contra Croacia, que superó 2-1 al anfitrión Rusia, en un partido muy duramente disputado en Sochi.

En la serie de los doce pasos Croacia no perdonó, Rusia falló en penales claves y el conjunto de Rakitic, Modric y compañía enfrentarán ahora al Inglaterra de Kane. Y tan solo nueve minutos después, en un contraataque, un cabezazo de Kramaric marca el empate.

Francia-Bélgica e Inglaterra-Croacia. El cuadro de semifinales de Rusia 2018 ofrecerá una lucha europea entre dos campeones y dos aspirantes llenos de talento.

Dos goles de Harry Maguire y Dele Alli sirvieron para que, veintiocho años después, Inglaterra vuelva a jugar una semifinal de un Mundial de fútbol, tras derrotar este sábado en partido de cuartos a Suecia (0-2), en Samara, donde el equipo de los 'Tres Leones' se reencontró con su historia.

Solo así se explica que en el minuto 115, con todo el pescado vendido, el brasileño Mario Fernandes saltara más que nadie para igualar un partido que se resistía a morir.

Croacia trató de reaccionar y lo logró en una contra iniciada por Mario Mandzukic que finalizó con un cabezazo el delantero Andrej Kramarić cuando transcurrían 39 minutos.

El encuentro de cuartos de final entre Rusia y Croacia emitido el sábado en Telecinco acumuló un 41,4% de share y 4.173.000 espectadores durante los 90 minutos, alcanzando un 48% y 5.855.000 en la prórroga y un 53% y 6.975.000 en la tanda de penaltis. La otra semifinal la protagonizarán el martes a la misma hora, en San Petersburgo, Francia y Bélgica.

Domagoj Vida remató de cabeza un centro en el área rusa, la cual se terminó incrustándose de forma dramática en la portería al minuto 100, con la complicidad de la zaga y el portero.