Domingo, 23 Setiembre, 2018


Venezuela protesta ante Ecuador por posiciones injerencistas

Venezuela rechaza postura de Ecuador sobre Correa Venezuela envía nota de protesta a Ecuador por su 'injerencista'
Orlondo Matamoros | Julio 10, 2018, 13:39

El canciller de Ecuador, José Valencia, anunció el miércoles 3 de julio que el país meridional presentó "notas formales de protesta" contra Bolivia y Venezuela tras las críticas de los presidentes de estos países, Evo Morales y Nicolás Maduro, respectivamente, al pedido de captura de Correa, supuestamente implicado en el secuestro de un exlegislador.

El viceministro de Relaciones Exteriores para América Latina, Alexander Yánez, entregó este viernes una nota de protesta a la encargada de negocios de Ecuador, Elizabeth Méndez, en rechazo a declaraciones del gobierno de ese país contra las posiciones soberanas del Ejecutivo y el pueblo venezolano.

La jueza de la Corte Nacional de Justicia (CNJ) de Ecuador, Daniela Camacho, ordenó el martes la prisión preventiva de Correa " por su presunta participación en los delitos de asociación ilícita y secuestro" del político opositor Fernando Balda, ocurrido en Bogotá, Colombia, en agosto de 2012.

De su lado el presidente Moreno aseguró a la prensa extranjera que en el proceso garantizaba la total independencia de la justicia y afirmó que "desearía que (Correa) resulte inocente de lo que le están acusando".

En la imagen, la Asamblea Nacional (Parlamento) de Ecuador.

Asimismo, dijo que se pidió que el embajador de Ecuador en Bolivia regrese al país para tratar el tema y se suspendió el traslado a Venezuela del nuevo delegado diplomático en ese país.

Pero, tras las presidenciales de mayo en Venezuela, Moreno expresó por primera vez de forma pública su preocupación por la situación en esa nación y formuló una iniciativa para que se lleve a cabo una consulta en Venezuela bajo supervisión internacional destinada a refrendar la reelección de Maduro.

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, pide que Rafael Correa 'dé la cara'.

Para Abad, mezclar a nivel general política y justicia es una estrategia de quienes "se ven involucrados en irregularidades con la justicia" para "presentarse como víctimas, cuando en realidad deben responder a sus actos en un proceso absolutamente independiente y justo", dice.

"La persecución política y la manipulación de la justicia es cosa del pasado", señaló.

"Exigimos como Gobierno democrático el respeto de gobiernos vecinos a nuestra división de poderes y al trabajo que el poder judicial está realizando", añadió.