Domingo, 23 Setiembre, 2018


Chile va por otro asesino de Víctor Jara condenado en EU

Víctor Jara cantando con su mujer y sus Víctor Jara cantando con su mujer y sus hijos
Eduardo Anchondo | Julio 10, 2018, 03:43

El ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Roberto Ampuero, aseguró hoy que la Cancillería ha reactivado la solicitud de extradición del acusado por el crimen del cantautor Víctor Jara, que se encuentra en Estados Unidos, reseña EFE. "Se trata de un caso particularmente emblemático para nuestro país por cuanto estamos hablando de Víctor Jara, un artista de enorme influencia en la cultura chilena y latinoamericana", ha destacado Barrientos en declaraciones a la prensa. En el juicio civil que se le siguió al exoficial se le sentenció a pagar a la familia del folclorista la cantidad de 28 millones de dólares americanos como medida de compensación.

En junio de 2016, una corte federal de Orlando (Florida) declaró culpable a Barrientos, que es ahora ciudadano estadounidense, de torturas y de la ejecución extrajudicial de Víctor Jara.

El juez Miguel Vázquez condenó a Hugo Sánchez Marmonti, Raúl Jofré, Edwin Dimter Bianchi, Nelson Haase, Ernesto Bethke Wulf, Juan Jara Quintana, Hernán Chacón y Patricio Vásquez Donoso a 15 años y un día por su responsabilidad.

La familia de Víctor Jara, cantautor asesinado durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), celebró el sábado la condena de la Justicia chilena contra nueve miembros del Ejército por su homicidio y del entonces director de prisiones Littré Quiroga.

Agradecer a la Brigada de Derechos Humanos de la PDI por su incansable labor para llevar adelante las diligencias ordenadas por el tribunal.

Además, el canciller chileno recalcó que para Chile el caso es de una gran relevancia porque es una causa de violaciones a los derechos humanos, y que por ello "era esencial reactivar este caso, que llevaba tiempo pendiente", aseveró.

Los familiares de Jara señalaron que su lucha no termina aquí ya que aún quedan varios procesos judiciales "que enfrentaremos con la misma convicción de siempre para que se haga justicia, no sólo por Víctor y Littré, sino también por todos quienes sufrieron el terrorismo de Estado que reinó en Chile bajo la dictadura cívico-militar".

Tras aplastarle la manos, cortarle los dedos y la lengua, los militares invitaron a Jara a cantar sus canciones.

Acto seguido, los cuerpos de Jara y Quiroga fueron sacados del Estadio Chile y lanzados en la vía pública, junto a los cadáveres de otras personas de identidad desconocida, asesinadas igualmente a balazos.