Lunes, 22 Octubre, 2018


Rescataron a cuatro chicos y el operativo entró en pausa — Tailandia

Personal de la Marina tailandesa preparando tanques de oxígeno Personal de la Marina tailandesa preparando tanques de oxígeno
Orlondo Matamoros | Julio 09, 2018, 14:40

Los nueve jóvenes restantes todavía se encuentran entro de la cueva, a cuatro kilómetros de la salida, afirmó en una breve rueda de prensa, contradiciendo así informaciones previas que hablaban de seis rescatados. Cuatro de ellos ya fueron evacuados y trasladados al hospital de Chiang Rai. "Decidieron firmemente salir con nosotros", dijo el líder de la operación.

Uno 18 buzos (13 extranjeros y cinco tailandeses) forman parte del operativo, indicó el gobernador interino de la provincia de Chiang Rai, Narongsak Osatanakorn, quien destacó su profesionalismo. "Los niños están listos para afrontar cualquier desafío", dijo el jefe de las operaciones de rescate, Narongsak Osottanakorn.

Apenas 40 centímetros. Esa es la parte más estrecha que tienen que pasar los rescatistas que en la madrugada del domingo comenzaron con el megaoperativo para salvar a los doce chicos y al entrenador atrapados en la cueva de Tham Luang, en Tailandia. Un exbuzo de la Marina tailandesa murió mientras participaba en las labores para preparar el rescate, lo que demuestra la gran dificultad de esta misión, incluso para los más expertos.

Las autoridades del país, según medios locales, se mostraron optimistas por los resultados conseguidos, que arrojan algo de luz a una de las operaciones de rescate de mayor envergadura de la historia del país.

Le recomendamos: Las alternativas de rescate de los 12 niños atrapados en Tailandia.

Las autoridades tailandesas confirmaron el rescate de al menos cuatro niños futbolistas que quedaron atrapados en una cueva junto a su entrenador desde hace más de dos semanas.

Las operaciones se desarrollan de manera gradual, sacando primero a los niños en mejores condiciones físicas y psicológicas. De lo contrario, perderemos la oportunidad.

Trayecto que deberán atravesar los niños atrapados en la cueva.

Pero sumergirse en el agua turbia que los obligó a huir cada vez más hacia las profundidades de la cueva no es fácil. Se instalaron cuerdas para ayudar a guiar a los niños a través de la oscuridad.

Los cuatro niños rescatados, que hasta hace dos semanas no sabían ni nadar ni bucear, han salido escoltados por dos buceadores de élite.

Uno de los primeros planes posibles fue dejarlos allí durante meses hasta que finalizara la temporada del monzón y las inundaciones amainaran por completo, pero esa idea se eliminó por preocupaciones sobre la caída de los niveles de oxígeno y las aguas que subían demasiado.

Más de 100 agujeros de exploración también fueron cavados, algunos poco profundos, pero los más largos de 400 metros de profundidad, en la ladera de la montaña en un intento de abrir una segunda ruta de evacuación y evitar forzar a los niños a la peligrosa zambullida.