Martes, 13 Noviembre, 2018


Daniel Ortega descarta un adelanto electoral en Nicaragua

Policía de Nicaragua sitia comunidad indígena Ortega descarta adelantar elecciones en Nicaragua pese a presiones de la oposición
Orlondo Matamoros | Julio 09, 2018, 20:23

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, descartó adelantar las elecciones como propuso la Iglesia católica y exigen sus opositores en protestas desde hace casi tres meses, mientras continúa la ola de violencia que deja más de 300 muertos.

Los fuertes enfrentamientos de antimotines y paramilitares contra manifestantes opositores ocurrieron el domingo en las ciudades de Jinotepe y Diriamba (suroccidente), un día después de que Ortega descartara adelantar las elecciones.

Grupos de hombres vestidos de civil, con capuchas negras, fuertemente armados recorren las calles de esas poblaciones del departamento de Carazo, según videos de pobladores, difundidos en redes sociales y por activistas de derechos humanos. Según grupos de derechos humanos, más de 250 personas perdieron la vida en este tiempo, en su mayoría jóvenes estudiantes baleados por policías y paramilitares.

El obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, reaccionó al discurso del mandatario y dijo que "ya debería tener claro que la Iglesia no tiene miedo" y está "al lado de los pobres y las víctimas".

Una decena de personas se resguarda en la basílica de San Sebastián de Diriamba, asediada por hombres armados, según testigos y religiosos. Medios oficialistas celebraron que las vías de esa zona están despejadas y circulan ya más de 350 furgones de carga centroamericanos que estaban varados desde hacía más de un mes en el bloqueo de la carretera en Jinotepe.

Este domingo también se confirmó la muerte del joven de 18 años Mario Peralta, quien recibió 18 disparos durante un ataque de las "fuerzas combinadas" en la ciudad de León, en el noroeste de Nicaragua, según sus familiares. "La represión de fuerzas combinadas es desproporcionada", declaró el secretario ejecutivo de la Asociación Nicaragüense pro Derechos Humanos, Alvaro Leiva. "El Estado está incumpliendo su deber de desmantelar las turbas", dijo Abräo en su cuenta en Twitter.

La vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, afirmó que el pueblo de la nación centroamericana solo quiere paz y reconciliación tras los hechos de violencia cometidos por grupos extremistas desde el pasado 18 de abril, con saldo de 214 muertos, según la Comisión de la Verdad, Justicia y Paz. "Las reglas no pueden venir a cambiarlas de la noche a la mañana porque se le ocurrió a un grupo de golpistas", dijo Ortega la noche del sábado ante una multitud de seguidores que participaron en una "Caminata por la paz" en la capital, Managua.

Báez advirtió que la Iglesia seguirá apostando al diálogo, pero responsabilizó al gobierno "si se rompe" por "no haber querido encontrar una salida pacífica a esta crisis que ellos mismos han provocado".

Ante la manifestación del gobierno, la Alianza Cívica aplazó para el próximo jueves una marcha que tenía prevista este sábado y llamó a un paro nacional el 13 de julio, el segundo convocado en la crisis, luego de la jornada del 14 de junio, que tuvo con gran acogida.