Martes, 17 Julio, 2018


Entran en guerra comercial las mayores economías del mundo

El vehículo chino modelo Qin del fabricante BYD El vehículo chino modelo Qin del fabricante BYD Credito web
Frascuelo Febo | Julio 08, 2018, 15:56

A esa hora comenzaron a regir los aranceles de 25% que el gobierno de Donald Trump impuso a productos chinos de la industria aeroespacial, robótica y maquinaria, entre otros, por un valor de unos 34 mil millones de dólares.

La decisión no cayó bien en oriente.

Estados Unidos y China aplicaron aranceles recíprocos el viernes sobre sus importaciones por un valor de 34.000 millones de dólares y Pekín acusó a Washington de desencadenar la "mayor guerra comercial" de la historia económica. Las autoridades, además, han anunciado que el país acudirá a la Organización Mundial del Comercio (OMC) para denunciar la acción estadounidense y que trabajará con otras naciones "para salvaguardar conjuntamente el libre comercio y el sistema multilateral".

El diario económico alemán "Handelsblatt" informó de la reunión secreta ayer en la embajada estadounidense en Berlín de Grenell con los directivos de Daimler, Dieter Zetsche; BMW, Harald Krüger; y VW, Herbert Diess, para comunicarles la disposición de Estados Unidos a renunciar por completo a aranceles para automóviles si la UE, por su parte, se compromete a lo mismo. "No sólo será inútil, sino que también dañará los intereses de empresas estadounidenses", añadió el portavoz.

El gobierno chino dijo anteriormente que afectaría a más de 500 artículos de exportación de Estados Unidos -incluyendo autos y grandes bienes agrícolas como granos de soya y carne- que valen lo mismo que los productos chinos afectados por EE.UU. Por el momento se desconoce si materializará su amenaza o si con estas medidas persigue tan sólo reforzar su posición de cara a las negociaciones. Trump dijo que Estados Unidos está preparado para gravar otros 200,000 millones de dólares en importaciones chinas y luego 300,000 millones más si Beijing se rehúsa a ceder a las demandas de Washington y continúa tomando represalias.

Los precios están aumentando, especialmente los del acero y el aluminio, y las empresas estadounidenses ya se muestran reticentes a invertir o planean mover su producción fuera del país, para evitar represalias contra las exportaciones desde Estados Unidos.

Las bolsas chinas, castigadas antes de la fecha de aplicación de los aranceles, revertían las caídas y cerraron al alza, pero el yuan seguía débil frente al dólar.

Las medidas proteccionistas de una guerra económica que amenaza con ser global, llevaron a EE.UU. a reducir su déficit comercial un 6,6% en mayo. También esta última ha contraatacado con gravámenes punitivos.

Trump dice que las medidas tienen como objetivo beneficiar a las compañías estadounidenses, que, según su visión, podrían volverse más competitivas.

China ha prometido una rápida represalia contra una cantidad equitativa de productos estadounidenses. En un comunicado esta misma semana, el presidente de la entidad, Thomas Donohue, señaló que los aranceles estaban ya empezando a ser "un peaje para los negocios, los trabajadores, los granjeros y los consumidores estadounidenses", ya que "los mercados internacionales se cierran a los productos estadounidenses y estos se encarecen aquí".

En este sentido, un sondeo con firmas industriales confirmó el jueves que las empresas ya no esconden su preocupación ante la guerra comercial del presidente.