Lunes, 18 Junio, 2018


"No negociaré el caso", dice Trump sobre demanda contra su Fundación

Donald Trump en Washington hace una semana Donald Trump en Washington hace una semana BRENDAN SMIALOWSKI AFP
Orlondo Matamoros | Junio 15, 2018, 01:07

La demanda, que exige la disolución de la fundación Donald J. Trump y pide al presidente estadounidense la restitución de 2,8 millones de dólares más multas, denuncia "un patrón de conducta ilegal persistente durante más de una década".

De hecho, según un comunicado de la fiscal general del estado de Nueva York, Barbara D. Underwood, las pesquisas de las autoridades neoyorquinas concluyeron que la Fundación Trump "era poco más que una chequera para pagos del señor Trump y sus negocios a organizaciones benéficas, sin importar su fin o su legalidad".

También persigue inhabilitar a Trump y sus hijos para gestionar cualquier organización sin ánimo de lucro en Nueva York para los diez años y un año, respectivamente.

Este es un nuevo problema legal que toda de modo directo o indirecto al mandatario.

Además, podría dar pie a nuevas acciones, dado que la fiscalía de Nueva York ha recomendado a la Comisión Federal de Elecciones y al Servicio de Impuestos Internos la apertura de investigaciones adicionales sobre la fundación.

Por supuesto que hubo reacciones del presidente en Twitter.

El presidente dijo que Schneiderman "nunca tuvo las agallas para presentar este ridículo caso", y que ahora que renunció al cargo -tras ser acusado de agresión sexual por varias exnovias- sus "discípulos" presentan la demanda porque las partes no lograron llegar a un acuerdo fuera de tribunales.

Trump ha acusado en Twitter a "los viles demócratas de Nueva York" de "hacer todo lo posible" para atacar una fundación que "dio para caridad mucho más dinero del que obtuvo".

Según la acusación, la Fundación Trump recaudó más de 2,8 millones de dólares que fueron utilizados para influir en las elecciones de 2016 bajo control de la dirección de la campaña del ahora presidente, a pesar de que este tipo de organizaciones tiene prohibido apoyar campañas políticas. Donald Jr. y Eric están actualmente en la junta de la fundación.

Según la acusación, Trump utilizó repetidamente su fundación para cuestiones personales, por ejemplo cargando a sus cuentas pagos que le beneficiaron directamente a él o a sus empresas.

Desde entonces, según la demanda, altos funcionarios de la campaña de Trump comenzaron a decidir cuándo, cómo y para qué se utilizaría el dinero de la fundación.

"En ausencia de un directorio operativo, Trump dirigía la fundación guiado por su capricho, más que por la ley", afirma la demanda.

Tras su victoria electoral, Trump anunció en diciembre de 2016 su intención de disolver su fundación, algo que no pudo hacer efectivo dado que ya estaba siendo investigada.