Martes, 16 Octubre, 2018


Maikel Moreno creará leyes represivas contra diputados — Rafael Chavero

Nicolás Maduro REUTERS HANDOUT
Orlondo Matamoros | Junio 14, 2018, 07:22

El presidente del Tribunal Supremo de Justicia, Maikel Moreno, anunció que el régimen e Nicolás Maduro está preparando una ley especial para juzgar a opositores por terrorismo y traición a la patria por haber apoyado las presiones y sanciones internacionales contra altos cargos del Gobierno venezolano.

Para Moreno "no nos han amilanado para seguir trabajando en pro de la democracia y el pueblo de Venezuela", dijo el magistrado al tiempo que aseguró que no tiene propiedades en el extranjero y que pueden revisar su patrimonio.

En entrevista ofrecida al programa José Vicente Hoy, que transmite Televen este domingo 10 de junio, indicó que esas modificaciones buscan adaptar los instrumentos jurídicos a la realidad del país.

Moreno dijo que hay políticos que incurren en delitos que según él, deben tener sanciones puntuales que no están tipificadas en las leyes actuales, razón por la considera deberían reformarse las leyes penales.

Respecto al caso de los privados de libertad, señaló que el TSJ revisó la lista emitida por la ANC para analizar y "revisar el daño causado", y así determinar quien es "merecedor" de los beneficios procesales otorgados como parte del proceso de reconciliación y la paz nacional, "hasta ahora son 80 ciudadanos favorecidos" puntualizó.

Moreno afirmó que su presidencia del TSJ ha sido reconocida por la comunidad internacional a través de encuentros como la XIX Cumbre Judicial Iberoamericana que llevó a cabo en Quito, Ecuador.

"Desde el 2014 hemos procesado a una gran cantidad de ciudadanos involucrados en violencia de calle (.) Hemos actuado junto al Ministerio Público actual para que no queden impunes ninguno de los delitos que hayan cometido estos ciudadanos, con la dureza y el ímpetu del Estado, sin que esto pueda caer en el abuso pero tampoco en crear impunidad", remarcó.

El órgano creado por orden de Maduro no cuenta con el reconocimiento internacional y ha dejado sin participación efectiva al parlamento, donde la oposición es mayoría.