Sábado, 20 Octubre, 2018


Iba a votar a favor, pero cambió de opinión — Aborto

Debate por aborto: el rechazo por la despenalización tiene una leve ventaja Ricci votará en contra de la despenalización del aborto
Orlondo Matamoros | Junio 13, 2018, 07:16

Finalmente, quedó en condiciones de ser debatirá el miércoles en la Cámara de Diputados, donde se espera una sesión maratónica con final abierto.

En las últimos días se supo que cinco diputados que se encontraban en la lista de indecisos votarán a favor del proyecto: la correntina Sofía Brambilla (Pro), los bonaerenses María Isabel Guerín y Abel Furlán (FpV), el pampeano Sergio Ziliotto (PJ), y el entrerriano Jorge Lacoste (UCR). Para que pase al Senado se necesitan 129 votos a favor. Se abstendrían Hugo Marcucci y José Riccardo.

De todos modos, ese conteo puede variar ya que algunos diputados podrían ausentarse y otros optarían por la abstención, una postura que les permite estar en el recinto sin definirse por ninguna de las dos posiciones. Desde los que rechazan el aborto, sumaron al santafesino Alejandro Grandinetti, del Frente Renovador, quien anticipó su voto de rechazo a la iniciativa.

La reunión de las comisiones de Legislación General, Salud, Legislación Penal, y Familia -coordinada por el macrista Daniel Lipovetzky- deliberó durante dos horas para debatir los dictámenes que serán remitidos al recinto de sesiones.

Por el lado de los detractores del proyecto, la titular de la comisión de Salud, Carmen Polledo, anunció que el sector autodenominado "pro vida" reunió 581.000 firmas en contra de la legalización del aborto, en tanto que la riojana Karina Molina leyó los fundamentos del dictamen de rechazo.

La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito llamó a una movilización en horas del mediodía "para esperar la sanción con un festival y una vigilia".

Objeción de conciencia sólo para los profesionales de la salud.

El texto con mayoría de firmas despenaliza el aborto hasta las 14 semanas de gestación, y luego de ese plazo, si se da alguna de las siguientes causales: violación, peligro para la vida o la salud de la mujer, o si se diagnosticara la inviabilidad de vida extrauterina del feto.

Una última modificación consiste en poner a disposición de las mujeres que manifiesten voluntad de abortar la información necesaria para que tomen la decisión, que incluiría un período de reflexión obligatoria e incorporaría medidas para reforzar la educación sexual además de crear consejerías de atención integral a cargo de equipos interdisciplinarios para acompañar a la mujer antes y después de la interrupción del embarazo.