Lunes, 17 Junio, 2019


"Traición" y "puñalada": EUA ataca con dureza a Trudeau tras el G7

Orlondo Matamoros | Junio 11, 2018, 22:21

Cuando parecía que los líderes de los siete países más industrializados habían salvado los obstáculos, los malos augurios se hicieron realidad.

Trump anunció en Twitter que retiraba su firma del comunicado conjunto tras el final de la cumbre del G7, acusando a Trudeau de haber hecho afirmaciones falsas sobre aranceles durante una conferencia de prensa después de que él ya se hubiese ido. "Nuestros aranceles son en respuesta a su (arancel) de 270 por ciento a los lácteos", reaccionó Trump.

En junio de aquel año, los miembros del Grupo tomaron la decisión de no ir a la cumbre que tenía que celebrarse en la ciudad rusa de Sochi y se reunieron en Bruselas en ausencia de Rusia.

Líderes europeos pusieron mala cara ante los resultados de la reunión que congregó a las democracias económicamente más desarrolladas del mundo: Canadá, Estados Unidos Francia, Alemania, Reino Unido, Italia y Japón.

En la conferencia de prensa de cierre del G-7 Trudeau también desmintió a Trump sobre las negociaciones del TLCAN.

Trump, que ha ofrecido una rueda de prensa en la sede de la cumbre, en la localidad canadiense de La Malbaie, añadió que los días en que otros países se han aprovechado comercialmente de Estados Unidos "se han acabado".

Merkel colgó la foto en su cuenta de Instagram, describiendo el encuentro como una "reunión espontánea entre dos sesiones de trabajo".

Sin embargo, después el presidente Donald Trump escribió en Twitter que había dado órdenes a sus representantes "para no respaldar el comunicado".

Luego de los furibundos tuits de Trump, la oficina de Trudeau comunicó que el primer ministro se limitó a decir cosas que ya le había dicho cara a cara a Trump.

El mandatario estadounidense describió sus reuniones con el resto de socios del G7 como positivas y llegó incluso a puntuar con un 10 (la máxima nota) su relación con la canciller de Alemania, Ángela Merkel; con el presidente de Francia, Emmanuel Macron; y con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau. "Ni aranceles, ni barreras".

En especial, Trump renovó su amenaza de imponer un alza de aranceles a los vehículos europeos y extranjeros importados a Estados Unidos.

"Le recalqué directamente al presidente (Trump) que los canadienses no nos tomaremos a la ligera que Estados Unidos hayan avanzado con tarifas significativas para nuestra industria del acero y el aluminio", agregó. "Los canadienses, nosotros somos amables, pero tampoco seremos presionados", aseguró.

Esta imagen, digna de una composición pictórica, fue una de las más compartidas, comentadas y parodiadas en las redes sociales el fin de semana. Trump es consciente de la dedicada posición de Trudeau, ya que tres cuartos de las exportaciones canadienses van destinadas a EE.UU., y una guerra comercial resultaría muy perjudicial para Canadá.

La presidencia francesa subrayó el domingo que "la cooperación internacional no puede depender de enfados", denunciando "incoherencia" e "inconsistencia" tras el cambio de actitud del presidente estadounidense, Donald Trump, sobre la declaración final de la cumbre del G7.