Lunes, 17 Junio, 2019


Papa Francisco acepta la renuncia de tres obispos chilenos, incluido monseñor Barros

Orlondo Matamoros | Junio 11, 2018, 21:38

La salida de Barros se da luego de la renuncia generalizada de los obispos por los abusos cometidos por distintos sacerdotes, y por el encubrimiento de los mismos, especialmente de los relativos al ex párroco de El Bosque, Fernando Karadima.

El papa Francisco aceptó la renuncia al gobierno pastoral de la arquidiócesis de Puerto Montt, en Chile, presentada por motivos de edad por monseñor Cristián Caro Cordero, nombrando administrador apostólico “sede vacante et ad nutum Sanctae Sedis” de la arquidiócesis al padre Ricardo Basilio Morales Galindo O.de M., provincial de los Mercedarios en Chile.

Casi un mes después, el Vaticano dijo el lunes en un comunicado que el Papa sacó de su cargo a Juan Barros, obispo de la ciudad de Osorno, epicentro de la crisis que destapó otros casos de abuso que permanecían ocultos en otras diócesis de una nación de marcado catolicismo.

Francisco, que un primer momento defendió durante su viaje a Chile en enero al obispo chileno Juan Barros, acusado de encubrir los abusos, dio giro en su posición.

En reemplazo de Barros, el Papa designó a Jorge Concha, quien se desempeñaba como obispo auxiliar de Santiago.

Tras la investigación, Francisco declaró que había sido mal informado, pidió perdón a las víctimas y recibió a alguna de ellas en el Vaticano.

Tras las investigaciones, el Papa llamó a Roma a todos los obispos chilenos, donde estuvieron reuniéndose con el pontífice a principios de mayo, tras lo cual, con un hecho insólito en la historia de la Iglesia, presentaron su renuncia al Papa todos ellos sin excepción.

Según el Directorio para el Ministerio Pastoral de los Obispos "Apostolorum Successores", "en circunstancias particulares, la Santa Sede puede, de manera extraordinaria, disponer que en una diócesis sea nombrado un administrador apostólico 'sede plena'".

Cruz, una de las víctimas de Karadima, celebró la decisión del papa Francisco y opinó en Twitter que "empieza un nuevo día en la Iglesia Católica de Chile" porque "se van tres obispos corruptos y seguirán más".