Miércoles, 18 Julio, 2018


Austria cerrará siete mezquitas y expulsará a unos 60 imanes

Austria cerrará siete mezquitas y expulsará a unos 60 imanes Gobierno austriaco ordena el cierre de siete mezquitas y la expulsión de 60 imanes
Orlondo Matamoros | Junio 11, 2018, 23:30

Viena anuncia su intención de cerrar siete mezquitas y expulsar a unos 60 imanes, en el marco de una campaña supuestamente dirigida contra el extremismo.

Las imágenes desataron una gran debate público en Austria sobre las ideas y los valores que se impartían en algunas mezquitas de la asociación austro-turca ATIB, que cuenta con imanes cuyos sueldos son sufragados por Turquía.

Austria cerrará varias mezquitas ubicadas en distintos lugares del país, entre ellas, cuatro en Viena, dos en la región de Alta Austria y una en Carintia, sobre las que pesan acusaciones por difundir ideas ultranacionalistas turcas, promover una versión ultraconservadora del islam y divulgar conceptos cercanos al salafismo, corriente musulmana que defiende la lectura e interpretación literal del Corán.

Es la primera vez que se aplica una ley aprobada en 2015 que prohíbe cualquier financiación extranjera de predicadores y lugares de culto musulmanes para limitar la influencia foránea sobre la comunidad islámica austríaca.

Estas medidas son "solo el principio", avanzó el "número dos" del Ejecutivo austríaco, el ultranacionalista Heinz-Christian Strache, quien prometió no tolerar "el discurso del odio bajo la apariencia de la religión".

La asociación islámica mayoritaria en el país, la Comunidad de Culto Musulmán (IGGiÖ), ayudó en las investigaciones y aseguró que las mezquitas no contaba con los permisos apropiados para funcionar, según anunció el Ejecutivo.

Actualmente, Austria, con una población de casi 9 millones de habitantes, tiene 600.000 musulmanes entre su población, siendo la mayoría procedentes de Turquía.

Las autoridades austríacas, además, han comenzado una pesquisa a 60 imanes que podrían ser expulsados por violar la ley austríaca que prohíbe recibir fondos desde el exterior, ha indicado por otra parte el ministro del Interior, Herbert Kickl.

La propia ATIB ha reconocido la financiación exterior, pero argumenta que la falta de predicadores en Austria les lleva a recurrir a religiosos formados en Turquía.

Desde países como Turquía, ya se ha calificado esta decisión de "racista" e "islamófoba": "Van a conseguir despertar una oleada de racismo", ha dicho Ibrahim Kalim, portavoz de la presidencia de Turquía.

"El cierre de siete mezquitas en Austria y la deportación de imanes es consecuencia de las políticas populistas, racistas e islamófobas de este país", ha escrito Kalin en su cuenta de Twitter.

Esa decisión ha provocado la ira de Turquía.

El Gobierno austríaco anunció recientemente una iniciativa legal para prohibir el velo islámico a niñas en las guarderías y las escuelas primarias para evitar su posible discriminación y garantizar la igualdad de oportunidades.