Jueves, 13 Diciembre, 2018


Presidente colombiano se reúne con familiares de periodistas del diario El Comercio

Familiares y grupos de periodistas en Ecuador. Archivo  EFE Familiares y grupos de periodistas en Ecuador. Archivo EFE
Orlondo Matamoros | May 16, 2018, 06:33

Precisaron que a través de la Embajada del Ecuador en Colombia, se brindan todas las facilidades y el acompañamiento correspondiente para articular las reuniones con el fin de generar las condiciones para la recuperación de los restos mortales de Javier Ortega (periodista); Efraín Segarra (conductor) y Paúl Rivas (fotógrafo).

En el encuentro del martes entre Santos y las familias de las víctimas también participaron el vicepresidente colombiano Oscar Naranjo, la canciller María Ángela Holguín, el ministro de la Defensa, Luis Carlos Villegas, y el embajador de Ecuador en Colombia, Rafael Paredes Proaño.

El equipo de prensa cayó en poder de uno de los grupos que se apartó del proceso de paz con la ya disuelta guerrilla de las FARC, mientras realizaba un reportaje en la zona limítrofe el 26 de mayo.

Ambos países comparten alrededor de 640 kilómetros de frontera que van desde el Pacífico hasta la Amazonía, donde por el lado colombiano actúan con relativa libertad bandas armadas de delincuentes y narcotraficantes que suelen usar al territorio ecuatoriano para abastecimiento y descanso.

La Cancillería ecuatoriana precisó que el Gobierno del Ecuador ratifica su compromiso de apoyar a las familias en el objetivo de recuperar los restos mortales de los ciudadanos ecuatorianos secuestrados y asesinados, así como impulsar las investigaciones para esclarecer los acontecimientos.

Los familiares del equipo de periodistas ecuatorianos secuestrados y asesinados por disidencias de las FARC en la frontera con Colombia reclamaron hoy al Gobierno colombiano más información y transparencia en relación al caso.

Por eso - agregó - "hemos tenido que venir a este país hermano a pedir respuestas".

Los familiares y organizaciones de prensa han cuestionado la actuación de los dos gobiernos, a raíz de la información contradictoria que ofrecieron durante la crisis.

Además, por decisión unánime de las familias, que también son víctimas de estas circunstancias, la información que ha sido entregada permanecerá en una cadena de custodia, de cuya inviolabilidad dará fe un notario público, pues será entregada de manera exclusiva a los delegados de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, una vez que el Grupo Internacional de Expertos -que se ha creado por petición de las familias- inicie con su trabajo.