Martes, 16 Octubre, 2018


Ecuador gastó $5 millones en espionaje para Assange, según The Guardian

El fundador de WikiLeaks Julian Assange en la embajada de Ecuador en Londres Reino Unido. Archivo EFE El fundador de WikiLeaks Julian Assange en la embajada de Ecuador en Londres Reino Unido. Archivo EFE
Orlondo Matamoros | May 16, 2018, 22:03

El Gobierno de Ecuador ha gastado más de 4 millones en una operación de espionaje con el objetivo de proteger al activista Julian Assange, refugiado en su embajada de Londres desde 2012.

El reporte dice que Ecuador ha gastado 5 millones de dólares protegiendo a Julian Assange, usando parte del presupuesto para gastos especiales.

Detalla que Ecuador empleó a una compañía de seguridad internacional y agentes encubiertos para monitorear a los visitantes de Assange, al personal de la embajada e incluso a la policía británica.

The Guardian asegura que hackers, activistas, abogados y periodistas figuran entre los otros invitados a esa embajada, la misma que acoje a Assange desde junio de 2012.

La investigación indicó que el programa en favor del fundador de WikiLeaks se llamó 'Operación Invitado' y tuvo un costo de unos USD 66.000 por mes "para seguridad, recopilación de inteligencia y contrainteligencia para proteger a uno de los fugitivos de más alto perfil del mundo".

La investigación del medio británico revela que la operación contó con la aprobación del entonces presidente ecuatoriano, Rafael Correa y del entonces canciller, Ricardo Patiño.

Bajo el nombre de "Operación Invitado", que posteriormente pasaría a llamarse "Operación Hotel", Ecuador seguía y grababa, con "minucioso detalle", según el rotativo inglés, las actividades diarias tanto de Assange como de su equipo legal.

En varias ocasiones, Correa defendió la decisión de darle a Assange asilo político y describió el comportamiento del Reino Unido hacia Ecuador como "intolerable".

La empresa brindaba seguridad las 24 horas, los 7 días de la semana, con dos personas en turno a la vez, en un departamento situado en una mansión eduardiana por el que se pagaba unos 3.780 dólares al mes, situado a la vuelta de la esquina de la embajada ecuatoriana en Londres, en el barrio londinense de Knightsbridge.

Según el diario inglés, además de darle asilo, el Gobierno de Correa aparentemente estaba preparado en 2014, para gastar dinero en mejorar su imagen.

Preocupados por la posibilidad de que las autoridades británicas usaran la fuerza para ingresar a la embajada para arrestar a Assange, los funcionarios ecuatorianos idearon planes para ayudarlo a escapar, afirma The Guardian.

Esto incluyó el traslado secreto de Assange en un vehículo diplomático o el nombramiento de él como representante de las Naciones Unidas en Ecuador para que pudiera tener inmunidad diplomática para asistir a las reuniones de la ONU, según documentos vistos por The Guardian con fecha de agosto de 2012. También documentaron sus cambios de humor.

El pasado diciembre, el Gobierno de Ecuador le concedió la nacionalidad ecuatoriana y pidió para él un estatus diplomático, algo a lo que el Ministerio de Exteriores británico se negó.