Miércoles, 21 Noviembre, 2018


Vivir para donar sangre

Donador de sangre que ha salvado a 2.4 millones de bebés, donará sangre por última vez Un hombre dona sangre todas las semanas durante 60 años para salvar la vida de millones de bebés
Federico Mansilla | May 15, 2018, 11:11

El altruismo de James Harrison, "el hombre del brazo de oro", no tiene límites. Según cuenta el Sydney Morning Herald, cuando Harrison se sentó en la silla de donación, cuatro globos plateados de mylar, 1 1 7 3, se balancearon sobre él, representando sus 1.173 donaciones totales de sangre durante su vida. La afección ocurre con mayor frecuencia cuando una mujer con un tipo de sangre Rh negativo queda embarazada de un bebé que tiene sangre Rh positivo, y la incompatibilidad hace que el cuerpo de la madre rechace los glóbulos rojos del feto.

"Cada bolsa de sangre es valiosa, pero la sangre de James es particularmente extraordinaria".

El australiano James Harrison (81) hizo su última donación de sangre esta semana luego de ayudar a salvar a más de 2.4 millones de bebés luego de que la Cruz Roja de Australia le pidió que parara para no poner en peligro su salud. Desde ese momento, se comprometió a convertirse en donante para salvar la vida de niños.

La sangre de Harrison contiene anticuerpos únicos que se usaron para desarrollar una inyección llamada Anti-D, que ayuda a combatir la enfermedad de Rhesus.

"En 1951, me sometí a una operación de pecho en la que me extrajeron un pulmón. tenía 14 años", contó.

En Australia no se puede donar sangre después de los 81 años, entonces ahora que Harrison ha dado su última donación, Falkenmire y otros esperan que personas con anticuerpos similares en su sangre realicen donaciones.

Habla de un extraordinario ser humano, que derivado de una enfermedad a temprana edad, que lo llevó a recibir múltiples transfusiones de sangre para salvar su vida, se convirtió en un héroe, que ha salvado a millones de recién nacidos, solo por el afán de ayudar a los demás, al decidir que donaría sangre en retribución de haberla recibido para salvar su vida. Él es una de las no más de 50 personas en Australia que se sabe tienen esos anticuerpos en particular, de acuerdo con el Servicio de Sangre de la Cruz Roja Australiana. Su sangre en realidad es utilizada para producir un medicamento que salva vidas al ser administrado a madres cuya sangre está en riesgo de atacar a sus bebés no natos. "Las mujeres experimentaban numerosos abortos y los bebés nacían con daño cerebral", dice. "Cada ampolla de Anti-D hecha en Australia tiene a James en ella".

Anti-D, producido con los anticuerpos de Harrison, impide que las mujeres con sangre rhesus-negative desarrollen anticuerpos RhD durante el embarazo. Desde 1967, se han proporcionado más de tres millones de dosis de Anti-D a madres australianas que tienen tipos de sangre negativos. En 1999, fue galardonado con la Medalla de la Orden de Australia en reconocimiento a sus logros.

"Se vuelve bastante aleccionador cuando dicen 'Oh, has hecho esto o has hecho lo otro o eres un héroe'", comentó Harrison. "Es uno de mis talentos, probablemente el único, es que puedo ser un donante de sangre".