Domingo, 15 Julio, 2018


Santos confirma que los periodistas ecuatorianos fueron asesinados en Colombia

Frascuelo Febo | Abril 17, 2018, 06:46

El exguerrillero de las FARC Pablo Catatumbo, integrante del consejo político del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria de Colombia (FARC), condenó ayer el asesinato de los tres miembros del equipo periodístico del diario El Comercio, de Quito, por parte del Guacho, líder de un comando guerrillero que se negó a entregar las armas.

El reportero Javier Ortega, el fotógrafo Paúl Rivas y el chofer Efraín Segarra fueron retenidos presuntamente por el grupo Oliver Sinisterra, comandado por alias "Guacho", cuando investigaban una ola de atentados que comenzaron en la frontera el pasado 27 de enero.

El secuestro de los tres ecuatorianos se produjo el 26 de marzo cuando realizaban una cobertura en la provincia de Esmeraldas.

Así lo hicieron saber los Ministerios de Defensa e Interior y el presidente de la República, Lenín Moreno, quienes desde el inicio se comprometieron a no escatimar esfuerzos para lograr la liberación de los retenidos, sin bajar la guardia en la lucha contra el crimen transnacional.

"Estaban en territorio colombiano y están en territorio colombiano", dijo Navas en la entrevista.

El presidente agregó que aún se desconoce el paradero de los cuerpos y se buscan a través de los protocolos correspondientes que adelante la Comisión Internacional de la Cruz Roja.

Este domingo, después del tradicional rezo del Ángelus de los domingos en la plaza San Pedro de Ciudad del Vaticano, el papa Francisco habló del "dolor" que sintió al enterarse de la muerte de los comunicadores.

Quito dijo este domingo que el supuesto responsable es de nacionalidad colombiana y Bogotá dice que es ecuatoriano.

La última vez que se les vio con vida fue en un video difundido por sus captores el pasado 3 de abril.

En el aspecto logístico los uniformados ecuatorianos cuentan con 5 helicópteros, un avión de las FF.AA. para trasladar a los prisioneros, 8 blindados de los equipos mecanizados de las dos fuerzas, seis canes detectores de droga y explosivos, ocho vehículos tipo Howo (camiones) de las Fuerzas Armadas y 20 vehículos de la Policía Nacional. Las labores de patrullaje, que habían sido suspendidas a ambos lados de la frontera, se han reanudado.

Las operaciones militares colombianas, un país que lleva más de medio siglo combatiendo a guerrillas y grupos paramilitares que encontraron en el narcotráfico una fuente inagotable de financiación, se centran en el municipio de Tumaco, la zona con más narcocultivos del mundo.