Lunes, 25 Junio, 2018


Pese a que fue apresado, Lula da Silva encabeza las encuestas

Pese a que fue apresado, Lula da Silva encabeza las encuestas Pese a que fue apresado, Lula da Silva encabeza las encuestas
Orlondo Matamoros | Abril 16, 2018, 03:28

Luís Cláudio da Silva, Sandro Luís da Silva y Lurian Cordeiro da Silva, hijos de Lula, así como un nieto del ex mandatario, llegaron a la sede de la Policía Federal en Curitiba, capital regional del estado de Paraná (sur), en compañía del abogado Cristiano Zanin Martins, según imágenes difundidas por la prensa local.

La petición de traslado de Lula por parte de la municipalidad se basó en problemas de seguridad generados por las manifestaciones a favor y en contra del ex mandatario, en las calles aledañas al sitio donde está recluido, en el barrio Santa Candida.

La solicitud de la municipalidad se une a la de varios comisarios de la Policía Federal que esta semana pidieron la "transferencia inmediata" del ex presidente a una unidad de las Fuerzas Armadas por cuestiones de seguridad.

La decisión judicial fue proferida el mismo día en que la alcaldía de Curitiba manifestara la intención de expulsar a Lula de allí, recordó el bloguero y acotó que lo cierto es que el expresidente es un preso político del juez Sergio Moro, 'real y único culpable por eventuales trastornos a los vecinos de las cercanías de la PF'.

Las autoridades sólo permiten el acceso a habitantes de la zona, personal autorizado, periodistas y personas que tengan cita para realizar algún trámite burocrático.

Esa pena fue ratificada y ampliada en enero pasado hasta los 12 años y 1 mes de prisión por un tribunal de segunda instancia que determinó su ingreso en prisión una vez agotados todos los recursos en esa corte.

"Hay comprobados riesgos a la población que reside en torno al edificio de la Policía Federal, a los agentes federales y al resto de los integrantes del sistema de Seguridad Pública que viven en las inmediaciones" del recinto en razón de la "invasión" de seguidores de Lula, señalaron.

El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva cumplió este sábado una semana en prisión y la izquierda sigue sin definir cómo encarar el proceso para las elecciones de octubre, que parece marcado más por la justicia que por la política.

Es el primer sondeo a los brasileños desde que Lula fue encarcelado el 7 de abril por cargos de corrupción y lavado de dinero.

Al menos 30 por ciento de los encuestados dicen que respaldan a Lula para que regrese al puesto que ejerció de 2003 a 2010.

Tras aclarar que es un opositor al Partido de los Trabajadores (PT) de Lula, el magistrado Mendes emprendió contra el juez, al que considera que sobrepasa los límites del código de procedimientos.