Jueves, 20 Setiembre, 2018


Gobierno de Ecuador aún desconoce ubicación de cadáveres de periodistas

“Geografías de dolor y resistencia” de Jesús Abad Colorado conflicto armado colombiano Disidente de las FARC secuestran a pareja en la frontera con Colombia
Orlondo Matamoros | Abril 16, 2018, 16:04

Moreno apuntó que "más allá de los esfuerzos realizados se ha confirmado que estos criminales parecería que nunca tuvieron la voluntad de entregarlos sanos y salvos, es muy probable (.) que lo único que hayan querido es ganar tiempo".

Moreno, que le califica de "narcoterrorista", ofreció 100.000 dólares de recompensa por información que conduzca a su captura.

"El mensaje es a todas las ecuatorianas y ecuatorianos y es así: Con profundo pesar, lamento informar que se han cumplido las doce horas de plazo establecido, no hemos recibido pruebas de vida y lamentablemente tenemos información que confirma el asesinato nuestros compatriotas", reveló el mandatario ecuatoriano en una multitudinaria rueda de prensa en Quito.

Ecuador busca recuperar de inmediato los cuerpos de los periodistas ejecutados en cautiverio mientras va tras los asesinos en una cacería que lanzó junto a Colombia en la frontera.

Moreno hizo el anuncio un día después de regresar a su país la noche de este jueves desde Lima donde debía asistir a la Cumbre de las Américas, después de que se divulgaran unas fotografías que presuntamente mostraban los cuerpos acribillados de los tres hombres.

Los captores del periodista Javier Ortega, 32 años; el fotógrafo Paúl Rivas, de 45, y el conductor Efraín Segarra, de 60, exigían un canje por tres presos y la rotura de un convenio antidrogas entre ambos países.

En paralelo, manifestó que se ha contactado con organismos internacionales como la Iglesia católica y la Cruz Roja Internacional a fin de "localizar y repatriar los cuerpos" de los ecuatorianos secuestrados.

Santos insistió en que "estos hechos ocurrieron en el Ecuador, fueron secuestrados en el Ecuador por un individuo de nacionalidad ecuatoriana". Como resultado del incremento de la presencia policial y militar en la zona de frontera, se han producido importantes decomisos y la detención de 14 personas, según el Ministerio del Interior.

Los operativos ofensivos que se realizan en coordinación con Colombia se retomaron el viernes con el desplazamiento de unos 550 uniformados ecuatorianos en la zona de Mataje, en la provincia de Esmeraldas, donde se han reportado explosiones con artefactos artesanales contra militares y policías de Ecuador. Un día después, se dieron a conocer fotos que insinuaban que los profesionales habían fallecido.