Jueves, 20 Setiembre, 2018


Al Assad denuncia campaña de mentiras de EU ante la ONU

Un chico de 11 años, en medio de la controversia por el supuesto ataque químico en Siria Testimonio de un niño sirio que participó en el montaje del ataque químico en Duma a cambio de comida
Eduardo Anchondo | Abril 16, 2018, 22:40

Acto seguido, Macron defendió los ataques contra las bases militares sirias del sábado a la madrugada como una represalia al presunto uso de armas químicas denunciado por la oposición de ese país árabe y aseguró que no fue una declaración de guerra, sino "una intervención multilateral" puntual.

De acuerdo con información del diario El País, en un movimiento concertado, Washington, Londres y París quieren fortalecer las conversaciones del alicaído proceso de Ginebra, ampliar sanciones y abrir una investigación de largo aliento sobre el uso y almacenamiento de armas químicas por el régimen de Bachar El Asad.

En entrevista con la cadena CBS, Haley dijo que las sanciones serían anunciadas el lunes por el Secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

Esa afirmación del presidente de Estados Unidos generó polémica. Creo que todos las van a sentir ahora.

El presidente ruso, Vladimir Putin, advirtió este domingo que nuevos ataques de las potencias occidentales contra Siria provocarían "caos" en las relaciones internacionales, después del ataque coordinado de Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña. Los mandatarios coincidieron en que estos bombardeos dañaron las chances de que se avance en una negociación de paz. Estados Unidos, por su parte, lanzará un nuevo paquete de sanciones económicas contra empresas rusas que han participado supuestamente en la creación del arsenal sirio.

En Damasco, el vicecanciller sirio, Faisal Mekdad, se reunió con inspectores del organismo mundial de control de armas químicas OPAQ durante unas tres horas, con la presencia de oficiales rusos y un alto funcionario de seguridad sirio.

Las rondas de diálogo de Astaná, impulsadas por Moscú, Teherán y Turquía, en cambio, siguen avanzando con microacuerdos para treguas parciales.

En tanto, Theresa May, primera ministra del Reino Unido, autorizó los embates coordinados contra Siria para disuadir la capacidad de armamento químico de ese país. Según el presidente francés, Emmanuel Macron, Francia ha sido clave para convencer al presidente Trump de no marcharse de Siria: "Nosotros le convencimos de que era necesario seguir en Siria más allá de estos ataques", ha dicho esta noche Macron. Siria y Rusia se negaron sistemáticamente a un alto el fuego general porque incluiría grupos vinculados a Al Qaeda o al Estado Islámico (EI), a los que definen como terroristas al igual que la ONU.