Jueves, 20 Setiembre, 2018


El papa visita las tierras de Padre Pío, un popular santo italiano

El papa visita las tierras de Padre Pío, un popular santo italiano El papa visita las tierras de Padre Pío, un popular santo italiano
Orlondo Matamoros | Marcha 18, 2018, 08:11

Francisco se dirigió más tarde al santuario Santa María de las Gracias, donde fue recibido por el padre Maurizio Placentino, ministro provincial de los Capuchinos; el padre Carlo Laborde, guardián; el padre Francesco Dileo, rector y la comunidad religiosa de los capuchinos, en donde veneró el cuerpo de San Pío de Pietrelcina y se detuvo ante el crucifijo de los estigmas en oración.+.

En su discurso, el Santo Padre manifestó su alegría por visitar esta localidad donde Francisco Forgione, nació e inició su larga y fecunda historia humana y espiritual.

El pontífice visitó primero Pietrelcina, la ciudad natal de Padre Pío, en Campania, antes de dirigirse a decenas de kilómetros de allí, hasta San Giovanni Rotondo, en Apulia, donde el fraile pasó la mayor parte de su vida en un convento local.

Dijo que Pío amó a la Iglesia y a sus "hijos pecadores". De este modo, dijo el Papa, todos los fantasmas que el demonio había introducido en la mente del fraile capuchino, desaparecían cuando él, se abandonaba con confianza en los brazos de Jesús.

La fama del Padre Pío empezó a crecer en 1918 cuando sangró de las manos, pies y flancos.

El Papa Francisco viajó hoy al sur de Italia para honrar al Padre Pío, un popular santo italiano. Custodien como un tesoro precioso el testimonio cristiano y sacerdotal de san Pío de Pietrelcina, concluyó el Papa Francisco, que esa sea para cada uno de ustedes un estímulo para vivir en plenitud vuestra existencia, siguiendo el estilo de las Bienaventuranzas y con las obras de misericordia. Como homenaje a San Pío de Pietrelcina exhortó a los presentes a estar siempre unidos y en paz porque 'la comunión entre nosotros edifica y construye', contrario a lo que sucede cuando se litiga constantemente.

Invocó entonces al santo de Pietrelcina para que "ofrezca a las nuevas generaciones prospectivas concretas para un futuro de esperanza".

La celda monástica del padre Pío de Pietrelcina.