Martes, 18 Setiembre, 2018


Poderosos intereses en Washington podrían truncar reunión Trump-Kim

Poderosos intereses en Washington podrían truncar reunión Trump-Kim
Frascuelo Febo | Marcha 11, 2018, 10:46

Con esa frase justificó el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, su decisión de reunirse en los próximos meses con el mandatario Kim Jong-un, en busca de un acuerdo para poner fin al programa nuclear de Corea del Norte.

"Creo que ellos quieren hacer la paz".

El presidente estadounidense había dicho justo antes de volar a Pennsylvania que estaba convencido de que ese encuentro se sellará con "enorme éxito".

"Los dos líderes dieron la bienvenida a la perspectiva del diálogo entre Estados Unidos y Corea del Norte, y se comprometieron a mantener la presión y las sanciones hasta que Corea del Norte tome medidas tangibles hacia una desnuclearización completa, verificable e irreversible", informó la Casa Blanca en un comunicado. Pienso que esto será algo muy exitoso.

Sus palabras reducen el impacto del anuncio que hizo este jueves Chung Eui-yong, el jefe de la Oficina de Seguridad Nacional de Corea del Sur, después de reunirse con Trump en la Casa Blanca.

"La promesa es que no dispararán cohetes entretanto, y están evaluando la desnuclearización. Eso sería grandioso", explicó.

En 2017 Corea del Norte llevó a cabo una quincena de pruebas de proyectiles balísticos, incluyendo los misiles intercontinentales (ICBM) capaces de alcanzar el territorio de EEUU, y el sexto ensayo nuclear, pese a las numerosas sanciones por parte del Consejo de Seguridad de la ONU. El presidente Xi me dijo que aprecia que Estados Unidos esté trabajando para resolver el problema diplomáticamente en lugar de ir con la ominosa alternativa. "China continúa ayudándonos", escribió el mandatario.

Anteriormente Trump había amenazado a Corea del Norte con "fuego y furia como el mundo nunca ha visto". Ha exhortado muchas veces a China a presionar a Corea del Norte para que desista de su programa nuclear.

Al momento del anuncio, el secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, se encontraba en África, durante su primer viaje oficial a ese continente.

"Esto debería haber sido encarado, por cierto, en los últimos 30 años, no ahora".