Viernes, 22 Junio, 2018


Muertes neonatales con cifras preocupantes en la región: Unicef

Desigualdad aumenta muertes neonatales según Unicef Muertes neonatales con cifras preocupantes en la región: Unicef
Federico Mansilla | Febrero 21, 2018, 06:02

Según el informe, más de 80 por ciento de las muertes de recién nacidos se debe a nacimientos prematuros, complicaciones durante el nacimiento o infecciones como la neumonía y la sepsis.

La agencia de Naciones Unidas para la infancia nombró el martes a Pakistán como el país más peligroso para los recién nacidos.

Según la agencia de la ONU, cada año 2,6 millones de bebés nacen antes de cumplir su primer mes de vida, mientras que un millón de ellos mueren el mismo día en que vieron la luz -unos 7.000 al día-, mientras que otros 2,6 millones de niños nacen muertos en todo el mundo cada año.

De 184 países presentados en el informe, República Dominicana aparece en el puesto 51 con una tasa de 20.8 por mil nacidos vivos, lo que significa que 1 de cada 48 recién nacidos muere antes de los 28 días.

Un bebé nacido en Pakistán enfrenta una de cada 22 posibilidades de muerte, mientras que un recién nacido en Japón solo sufre uno de cada 1,111 riesgos de morir.

"Aunque hemos reducido en más de la mitad el número de muertes entre los niños menores de 5 años en los últimos 25 años, no hemos hecho progresos similares a la hora de poner fin a las muertes entre niños de menos de un mes", ha lamentado la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta H. Fore.

Según este informe, a nivel mundial, en los países de bajos ingresos, la tasa media de mortalidad neonatal es de veintisiete muertes por cada mil nacimientos.

Fore añadió que "dado que la mayoría de estas muertes se puede prevenir, está claro que no estamos cumpliendo con los bebés más pobres del mundo".

Las consecuencias de todo ello son evidentes en los países con rentas bajas, donde la mortalidad entre los recién nacidos se sitúa en las 27 por cada 1.000 nacimientos, frente a los 3 muertos por cada 1.000 nacidos en los países más ricos, es decir, mueren nueve veces más niños en los primeros que en los segundos. Si para 2030 se alcanzara en cada país una tasa de mortalidad neonatal similar al promedio que se registra en los países de altos ingresos, se podrían salvar 16 millones de vidas.

La otra cara de la moneda, los países en los que los niños tienen más opciones de salir con vida a su nacimiento, la encabeza Japón, con una mortalidad de uno por cada 1.111 recién nacidos.

Sin embargo, la falta de trabajadores sanitarios y matronas bien formados conlleva que miles de bebés no reciben el apoyo que necesitan para sobrevivir al nacer.

El informe también señala que ocho de los diez lugares más peligrosos para nacer se encuentran en África subsahariana, donde es mucho menos probable que las mujeres embarazadas reciban asistencia durante el parto debido a la pobreza, el conflicto y la fragilidad de las instituciones. Por ejemplo, en Noruega hay 218 médicos, enfermeras y matronas que atienden a 10.000 personas.

La mayoría de las diferencias cuanto a mortalidad neonatal en América Latina y el Caribe se relacionan con la riqueza y educación de la madre, por lo cual Unicef considera necesario aumentar el acceso a los servicios de salud y la calidad de la atención médica para mejorar las tasas de supervivencia neonatal.