Martes, 24 Abril, 2018


Por La Forma del Agua, Guillermo del Toro tiene otra noche sólida

Por La Forma del Agua, Guillermo del Toro tiene otra noche sólida Por La Forma del Agua, Guillermo del Toro tiene otra noche sólida
Alejandro Castrejon | Enero 14, 2018, 06:40

El encargado de la musicalización fue el compositor francés Alexandre Desplat, quien ganó la categoría de Mejor Banda Sonora en los Globos de Oro y también fue acreedor de un Oscar en la misma categoría al participar en la cinta "El gran Hotel Budapest" de Wes Anderson.

Estos son cinco datos que tal vez no conocías de esta producción. Se tardaron nueve meses en completar el look del monstruo de la película ya que el director tenía una imagen muy precisa de lo que quería. Nuevamente estamos frente a una fábula oscura, mítica... y romántica, que ya le valió el León de Oro en Venecia, el Golden Globe a Mejor Director y que seguramente le traerá su primera nominación al Oscar como Mejor Director (anteriormente solo había sido nominado como guionista por El laberinto del fauno).

El mexicano ofrece una reflexión sobre la otredad a través de una historia de amor ambientada en la época de la Guerra Fría en Estados Unidos, donde en un laboratorio oculto de alta seguridad del gobierno se encuentra en cautiverio un ser monstruoso, un experimento secreto de dos patas, una cola y dos brazos.

Ese argumento, palabras más, palabras menos, nos hace pensar en el tradicional cuento francés de "La bella y la bestia" (La Belle et la Bête), al consolidar esa relación entre La criatura y Elisa.

Para terminar, es necesario decir que nos encontramos ante un cineasta que no únicamente ha logrado posicionarse como uno de los directores más reconocidos a nivel mundial, sino también ante un precursor de un estilo gótico, oscuro y fantástico único. Cuenta con las actuciones de Michael Shannon, Richard Jenkins, Michael Stuhlbarg y Octavia Spencer.

El actor Doug Jones ya había trabajado para Del Toro.

Entrar a La forma del agua es entrar a un universo aparte, a un universo de sueño, acuático, en el que un cuarto en una casa se puede inundar de agua y chorrear hacia el cine que está abajo, en un juego de irrigación entre fantasía y realidad. Por eso Guillermo del Toro es uno de los grandes cineastas trabajando hoy en el mundo.