El Papa aboga por inclusión social de migrantes
Viernes, 17 Agosto, 2018


El Papa aboga por inclusión social de migrantes

El Papa aboga por inclusión social de migrantes El Papa aboga por inclusión social de migrantes
Orlondo Matamoros | Enero 14, 2018, 19:26

Francisco dijo que, ante esta dificultad, "a menudo renunciamos al encuentro con el otro y levantamos barreras para defendernos".

"Las comunidades locales temen a veces que los que acaban de llegar puedan romper el orden establecido, que se lleven por delante lo que ha costado mucho tiempo construir". Alrededor del altar de la Confesión de San Pedro estaban presentes las banderas de 49 Estados de donde provienen los inmigrantes, refugiados y solicitantes de asilo. "Incluso los recién llegados tienen miedos: temen la confrontación, el juicio, la discriminación, el fracaso", apuntó. Esos miedos -afirmó- son legítimos, fundados en dudas plenamente comprensibles desde el punto de vista humano y agregó que 'el pecado es dejar que esos temores determinen nuestra respuesta, condicionen las decisiones, comprometan el respeto y la generosidad, alimenten el odio y el rechazo.

"El pecado es renunciar al encuentro con el otro, con aquel que es diferente, con el prójimo", destacó.

Escucharon sus palabras 200 inmigrantes indios, 800 rumanos y 35 ucranianos de rito latino, 450 indios católicos siro-malabares, 50 libaneses maronitas, 60 fieles de la liturgia siro-antioquena, 150 de Sri Lanka, 200 de Cabo Verde, más de 2 mil filipinos y 25 chinos. Francisco expresó que para los recién llegados acoger, conocer y reconocer significa aprender y respetar las leyes, la cultura y las tradiciones de los países receptores, además de comprender el miedo y la aprensión que sienten por el futuro.

En la Misa que presidió a primera hora de la mañana en la Basílica vaticana, señaló que "el verdadero encuentro con el otro no se limita a la acogida sino que nos involucra a todos en las otras tres acciones que resalté en el Mensaje para esta Jornada: proteger, promover e integrar".

Por último, Francisco llamó a una "oración recíproca" entre refugiados y las comunidades locales.