Miércoles, 23 May, 2018


Tensión por el incendio de un petrolero iraní ante las costas chinas

Imagen del Ministerio de Transporte de China tomado y publicado el 11 de enero de 2018 muestra el humo y las llamas provenientes del petrolero Tensión por el incendio de un petrolero iraní ante las costas chinas
Frascuelo Febo | Enero 13, 2018, 05:06

El buque iraní que se incendió en el mar de la China Oriental tras colisionar el pasado sábado con un barco granelero chino, el CF Crystal, ha sido arrastrado por la corriente hasta la zona económica exclusiva de Japón, según ha anunciado este viernes la Guardia Costera japonesa.

La ayuda iraní llega en medio de las críticas a las labores de rescate y la lentitud para apagar el incendio, aunque el Gobierno de Teherán ha defendido a las autoridades chinas y ha negado que éstas hayan actuado con negligencia.

De los 32 desaparecidos por el choque entre los buques, un petrolero y un carguero, 30 eran iraníes, y dos de Bangladés. Los 21 miembros de su tripulación, compuesta por chinos, fueron rescatados.

Ese mismo día, el viceministro iraní de Asuntos Exteriores para asuntos consulares, Hasan Qashqaví, había pedido no dar por fallecidos a los 31 desaparecidos.

De igual manera, ha añadido que la Guardia Costera ha enviado buques y aviones para monitorizar la situación.

El buque iraní Sanchi, registrado en Panamá, colisionó con un carguero de Hong Kong el 6 de enero a 160 millas (295 kilómetros) al este del estuario del río Yangtsé, enmarcado por la ciudad china de Shanghái y las provincias de Jiangsu (al sur) y Zhejiang (al norte).

Lo que más preocupa es la carga del buque petrolero Sanchi de 274 metros de eslora, que transportaba 136.000 toneladas de combustible altamente volátil.

Aunque todavía es pronto para hablar de los daños ambientales, Greenpeace apuntó que un gran volumen de derrame de condensado podría suponer un riesgo de toxificación de especies de gran consumo en China como la corvina amarilla o la caballa.